Feliz en el trabajo

Publicado en el Suplemento de Salud del Periodico Las Provincias: Salus LP el 6/9/2008.

Tras las vacaciones, nos enfrentamos a la vuelta al trabajo y a sufrir el llamado síndrome postvacacional. Este se podría definir como un estado de malestar genérico en el individuo debido a la dificultad de adaptación al trabajo tras acabar las vacaciones lo que puede llegar a producir síntomas físicos y psicológicos, incluso un cuadro depresivo.

El síndrome postvacacional, igual que otras psicopatologías laborales, es más frecuente entre el personal de empresas con pocos valores sociales y humanos en las que la desconfianza, las calumnias, las luchas internas, las amenazas,  la falta de respeto, las puñaladas por la espalda o el acoso moral o sexual, entre otras, están presentes. Igualmente aparece en trabajadores desmotivados, aburridos de su trabajo, con poca satisfacción laboral, es decir, que no son felices en su trabajo. Pero, ¿se puede ser feliz en el trabajo?

Según explica Eduard Punset: “En los esquemas corporativos, la felicidad de los empleados debe figurar como objetivo. Esta felicidad pasa por generar el sentimiento de que la gente controla parte de los procesos en que está inmersa (de que lo que uno hace sirve para algo), y por conjugar todos sus esfuerzos individuales y profesionales en una tarea que desarrolla sus cualidades innatas”.

En la actualidad, ya hay empresas como Google y muchas otras que intentan conseguir que sus trabajadores sean más felices en el trabajo. Con ello  buscan aumentar la productividad y la creatividad de sus empleados, mejorar la adaptación de estos a nivel profesional, disminuir el estrés y el absentismo laboral, favorecer la satisfacción de los clientes, etc. Todo esto debería ser un objetivo a alcanzar para las empresas en nuestra comunidad.

En general, a nivel organizativo, se puede mejorar la satisfacción laboral aumentando la motivación del trabajador, lo que le permite identificarse con su trabajo y disfrutar de él para desarrollarse profesional y personalmente. Esto se puede conseguir fomentando el respeto entre el personal, potenciando el compañerismo y el trabajo en equipo, facilitando la comunicación entre jefes y empleados y posibilitando la participación de todos los trabajadores en la toma de decisiones.

Hay que tener en cuenta que el trabajo perfecto no existe ya que generalmente hay algún compañero o jefe con el que el trabajador no  tiene buena relación, o se siente mal pagado o le aburre parte de la tarea que realiza. Así pues, a nivel individual ¿cómo se puede conseguir ser más feliz en el trabajo?

Para empezar, y aunque parezca una utopía, hay que intentar convertir el trabajo en una experiencia positiva. Según explica Alexander Kjerulf en su libro “La hora feliz es de 9 a 5”,  hay seis medidas que se pueden aplicar a prácticamente cualquier trabajo y entorno laboral. En primer lugar hay que ser positivos, elogiar los méritos de otros cuando sea oportuno, intentar divertirse con el trabajo que se realiza. Aprender en las reuniones, en cursos, de los compañeros, enseñar e intercambiar ideas o trabajos, probar cosas nuevas, etc. Ser abiertos, expresar y mostrar lo que se siente y practicar la crítica constructiva. Participar, planificar el horario, aportar ideas intentando involucrar a otros. Buscar sentido a lo que se hace, reflejando los resultados obtenidos. Apasionarse, ser amable, ayudar a los demás e interesarse por los compañeros.

También hay otras medidas que pueden servir para estar más a gusto en el trabajo, entre ellas, reservar un momento específico del día para revisar y contestar los e-mails y llamadas de teléfono, personalizar el entorno con una planta, un fondo de pantalla, una foto, etc., evitar los chismes y cotilleos mostrando respeto hacia todos los compañeros, organizarse con ellos para ir o salir juntos del trabajo, ser ecológico reciclando papel o consumiendo menos energía, trabajar  no solo por el dinero sino también para conseguir los objetivos de la empresa, y, sobretodo, aprender de los errores y los fracasos. Como dice Randy Nelson, de Pixar “Debes celebrar el fracaso, porque el fracaso es sólo el espacio negativo que rodea al éxito”. Y, por último, y más importante, intentar encontrar el equilibrio entre la vida personal y la profesional.

Para terminar recomendar la lectura del libro “La hora feliz es de 9 a 5” de Alexander Kjerulf y visitar su web en el enlace http://positivesharing.com/

Dra. Amelia Calot Escobar————————————————————————–

La hora feliz de 9 a 5

Oficinas de Pixar

Oficinas de Pixar

Oficinas de Red Bull London

Oficinas de Google

Oficinas de Google

Acerca de Amelia Calot

Médico Especialista en Medicina del Trabajo Médico de Atención Primaria
Esta entrada fue publicada en Salud Laboral y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s