Equipos de protección individual

EPIS (Fuente INSHT)

Según el Real Decreto 773/1997, del 30 de mayo, un “EPI o equipo de protección individual es cualquier equipo destinado a ser llevado o sujetado por el trabajador para que le proteja de uno o varios riesgos que pueden amenazar su seguridad o su salud, así como cualquier complemento o accesorio destinado a tal fin”.

Para poner en marcha en una empresa el plan de prevención de accidentes laborales previsto en la Ley de Prevención de Riesgos Laborales el primer paso es realizar una evaluación de los riesgos presentes en cada puesto de trabajo. Está evaluación nos indicará las medidas técnicas y organizativas o los medios de protección colectiva necesarios para combatir dichos riesgos desde su origen eliminándolos o aislándolos. Cuando estas medidas no son suficientes o es imposible su  implantación, se puede recurrir a la utilización de los llamados EPIS o equipos de protección individual.

Tras determinar que puestos de trabajo requieren el empleo de estas protecciones, el empresario deberá facilitar el equipo adecuado necesario según el riesgo, teniendo en cuenta las exigencias ergonómicas y de salud del trabajador, igualmente proporcionará la información y formación suficientes para su uso. El trabajador participará en la selección del EPI y será el responsable de mantenerlo en buen estado de conservación y de usarlo correctamente. Es importante señalar que si se requiere el uso de varios equipos de protección individual simultáneamente estos deberán ser compatibles entre sí.

En el Anexo I del Real Decreto se clasifican los diferentes tipos de EPIS según la parte del cuerpo que protegen:

  • Para la cabeza los cascos de seguridad como los utilizados en construcción y las prendas de protección.
  • Para el oído tapones, orejeras, cascos antirruidos, etc.
  • Para los ojos y la cara gafas de diferentes monturas y pantallas faciales como los utilizados en trabajos de soldadura.
  • Para las vías respiratorias equipos filtrantes de partículas, de gases y vapores, mixtos y mascarillas.
  • Para manos y brazos guantes y calzados de seguridad.
  • Para la piel cremas de protección y pomadas.
  • Para el tronco y el abdomen chalecos salvavidas, chaquetas y mandiles de protección contra las agresiones químicas y los Rayos X.
  • Para la protección total del cuerpo arneses, cinturones de sujeción, ropa de protección, ropa antipolvo, etc.

Por otra parte no se consideran EPIS:

  • La ropa de trabajo corriente y los uniformes que no estén específicamente destinados a proteger la salud o la integridad física del trabajador.
  • Los equipos de los servicios de socorro y salvamento.
  • Los equipos de protección individual de los militares y los policías.
  • Los utilizados en los medios de transporte por carretera.
  • El material de deporte.
  • El material de autodefensa o de disuasión.
  • Los aparatos portátiles para la detección y señalización de los riesgos.

EPIS (Fuente INSHT)

Clasificación de los EPIS

Categoría 1

Diseño sencillo, eficaz, frente a riesgos mínimos.
Los efectos cuando son graduables son percibidos a tiempo y sin peligro para el usuario (art. 7.1 RD 1407/92)

Pertenecen a esta categoría, los EPI’s que protegen al usuario de:

  • Agresiones mecánicas superficiales (dedales, guantes, jardinería, etc.)
  • Agresiones químicas por productos de mantenimiento poco nocivos (guantes para soluciones detergentes,…)
  • Riesgos térmicos T< 50 ºC (guantes, delantales,…)
  • Agentes atmosféricos no excepcionales ni extremos (ropa, calzado,…)
  • Pequeños choques y vibraciones en partes no vitales y con lesiones reversibles (guantes, calzado ligero,…)
  • Radiación solar (gafas de sol,…)

    Fuente INSHT

Categoría 2

Son los EPI’S no incluidos en las categorías 1 y 3

  • Guantes de protección con riesgos mecánicos
  • Calzado de seguridad con riesgo mecánico
  • Gafas de seguridad con proyecciones de partículas

Categoría 3

Son de diseño complejo, útiles frente a peligros mortales o daños graves e
irreversibles en los que no se pueda descubrir a tiempo su efecto inmediato.

  • Protección respiratoria filtrante
  • Protección respiratoria aislante de la atmósfera
  • Protección limitada en el tiempo contra agresiones químicas, radiaciones ionizantes
  • Protección frente a agresiones térmicas (calor, llamas o proyecciones de material fundido)
  • Protección frente a agresiones térmicas por frío (T < –50ºC)
  • Protección frente a caídas de altura
  • Protección frente a riesgos eléctricos

En este enlace se puede leer la Nota Práctica del INSHT sobre EPIS

Para terminar, recordar que estos equipos no sustituyen a otras medidas de protección organizativas o técnicas, sino que las complementan y que, a pesar del rechazo de muchos trabajadores a usarlas, no deben ser vistos como un dispositivo molesto sino como un  elemento de protección que pueden evitar lesiones como sorderas, pérdidas oculares, quemaduras, problemas respiratorios, etc.

Dra. Amelia Calot Escobar

Acerca de Amelia Calot

Médico Especialista en Medicina del Trabajo Médico de Atención Primaria
Esta entrada fue publicada en Salud Laboral y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s