Salud, Salud Laboral

Latigazo cervical o “Whiplash” (I)

Los primeros casos de latigazo cervical se describieron en los inicios del siglo XX como “columna de los viajeros del tren” en personas implicadas en accidentes ferroviarios. El primero en utilizar el término “Whiplash” fue Harold Crowe en una reunión de investigación en 1928.

El 98% de los esguinces cervicales se producen en los accidentes de tráfico provocados por impactos traseros o alcances laterales entre vehículos. También es frecuente en lesiones deportivas de bicicleta, equitación, fútbol, rugby, etc., en caídas, zambullidas y en agresiones. Aproximadamente el 40% de los accidentes de tráfico causan este tipo de lesión incluso en choques a menos de 25 Km/hora.

Se calcula que aproximadamente 20.000 personas al año lo sufren en España. Según datos facilitados por el CTAG, esta dolencia le cuesta a la Unión Europea anualmente más de 10.000 millones de euros en tratamientos.

Anatómicamente, la columna cervical consta de 7 vértebras que forman un suave arco de convexidad anterior y que contribuye a mantener el equilibrio de la cabeza. La forma de producción del latigazo cervical consiste en un mecanismo de aceleración-deceleración con hiperextensión repentina del cuello seguido de hiperflexión. Además, se produce muy rápidamente, sin que la musculatura cervical tenga tiempo de ejercer su función protectora, por lo que pueden verse afectados los músculos, los discos intervertebrales, los nervios y los tendones del cuello, así como la columna vertebral.

Incide más en jóvenes que en mayores, más en mujeres, debido a la forma de sentarse y a la menor fuerza de los músculos del cuello, que en hombres y más en personas altas que en bajas. En los niños, las lesiones pueden ser mucho más graves.

Aunque no es una patología laboral, es frecuente en actividades profesionales que requieren frecuentes desplazamientos en vehículos como  repartidores, mensajeros, taxistas, conductores, comerciales, etc. También es una lesión frecuente en los llamados accidentes “in itinere” que son, según la Ley General de la Seguridad Social, aquellos que se producen al ir o al volver del lugar de trabajo. Durante el año 2006 se produjeron en nuestro país 95.630 accidentes “in itinere” con baja (datos obtenidos del Anuario de Estadísticas Laborales del Ministerio de Trabajo), muchos de estos producidos por accidente de tráfico.

Los síntomas son muy variados, entre los más frecuentes encontramos:

  • dolor y rigidez en el cuello con sensación de tensión cervical,
  • dolor de cabeza,
  • mareo,
  • acúfenos (zumbidos o pitidos en los oídos), c
  • ansancio,
  • problemas de concentración o de memoria,
  • irritabilidad,
  • insomnio,
  • parestesias en manos (hormigueo o adormecimiento),
  • fotopsias (lucecitas y estrellitas), etc.
  • El dolor cervical es el síntoma más frecuente, puede ser inmediato o aparecer al cabo de unas horas o días.

    El tiempo medio para la curación de un esguince cervical es de 30 a 90 días, pero depende de cada caso concreto y de la intensidad del esguince.

    1. Normal 2. Esguince cervical

    En cuanto al diagnóstico, se realiza mediante la exploración cínica, las radiografías, la resonancia magnética o el TAC aunque estas pruebas no son muy concluyentes si no hay lesiones graves.

    Dra. Amelia Calot Escobar (publicado en el Suplemento de Salud del periódico Las Provincias)

    Anuncios

    Responder

    Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

    Logo de WordPress.com

    Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

    Imagen de Twitter

    Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

    Foto de Facebook

    Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

    Google+ photo

    Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

    Conectando a %s