Salud, Salud Laboral

Embarazo y Trabajo

En España la tasa de ocupación del sexo femenino es de aproximadamente un 42%. El aumento progresivo de la incorporación de las mujeres a la vida laboral ha puesto de manifiesto la necesidad de proteger la salud durante el embarazo y la lactancia como establece claramente el artículo 26 de la Ley de Prevención de Riesgos Laborales.

Esto no significa que el trabajo sea perjudicial para la salud de las embarazadas, sino que hay que evitar ciertos riesgos laborales que podrían ser dañinos para la madre, el feto o el lactante.

Durante el embarazo se producen en el organismo de la mujer cambios fisiológicos cardiovasculares, metabólicos, hormonales, etc. que hacen necesario, en algunos casos, la adaptación del puesto de trabajo.

Los posibles riesgos a los que pueden estar sometidas las embarazadas se clasifican en físicos, químicos, biológicos y factores psicosociales y ergonómicos.

Entre los riesgos físicos tenemos:

  • Las vibraciones.
  • Las radiaciones ionizantes (Rayos X).
  • Las radiaciones no ionizantes (radiofrecuencia y microondas en dosis elevadas).
  • Las temperaturas extremas.
  • El ruido elevado.

Los riesgos biológicos son los debidos a la exposición a agentes patógenos infecciosos como son el de la rubeola o la toxoplasmosis. Estos riesgos se dan en:

  • Laboratorios.
  • Centros de asistencia sanitaria.
  • Trabajos en contacto con animales.
  • Centros de eliminación de residuos.
  • Depuradoras.

Los riesgos químicos se producen por la exposición sin control a determinados productos químicos. Entre los más dañinos tenemos:

  • El mercurio.
  • El plomo y sus derivados.
  • El benceno.
  • El monóxido de carbono.
  • Los disolventes.
  • Los plaguicidas, etc.
Ejemplo ficha producto químico

Entre los factores psicosociales y ergonómicos que pueden llegar a  producir alteraciones en el embarazo y por lo tanto hay que evitar, encontramos:

  • El estrés.
  • El trabajo en turnos rotativos y nocturnos.
  • La manipulación manual de cargas.
  • Las posturas forzadas.
  • Las posturas estáticas.

Hay que tener en cuenta que la leche materna puede transportar algunas de las sustancias nocivas a las que se expone la madre. Por lo que, también durante el periodo de lactancia, hay que evitar la exposición a agentes de tipo biológico y químico.

Es importante señalar que, aunque notificar en el trabajo la situación de embarazo es voluntario, si la Empresa donde se trabaja y, por lo tanto el Servicio médico o de prevención de dicha empresa, no tiene conocimiento de ello no podrá tomar las medidas necesarias para evitar los riesgos.

El departamento de vigilancia de la salud del servicio de prevención de la empresa, una vez conocida la situación de embarazo, tendrá que:

  • Hacer un estudio de la evaluación de riesgos del puesto de trabajo para intentar adaptarlo.
  • Si no es posible adaptar el puesto, cambiará a la trabajadora a otro puesto de trabajo que sea compatible con la gestación.
  • Y, por último, si las medidas anteriores no se pudieran llevar a cabo solicitará a la Seguridad Social la prestación por riesgo durante el  embarazo según establecen la Ley 39/1999, de conciliación de la vida familiar y laboral, y el Real Decreto 1251/2001, mientras dure el embarazo. Actualmente también los Médicos de Atención Primaria de los Centros de Salud pueden solicitar el paso a la prestación de riesgo en embarazo.

Para terminar, recomendaría a todas las embarazadas trabajadoras:

  • Realizar pausas durante la jornada laboral, al menos cada dos horas.
  • Cambiar de posición con frecuencia si se tiene  que mantener una postura continua de pie o sentada.
  • Evitar cargar pesos, sobre todo en los últimos meses de embarazo.
  • Adoptar todas las medidas preventivas para evitar cualquier posibilidad de infección ante riesgos biológicos (guantes, mascarillas, etc).
  • Ante la duda de si el producto químico que se está utilizando puede ser tóxico o no,  revisar la etiqueta del envase donde se especifica si es peligroso para la reproducción.

El Instituto Nacional de seguridad e Higiene en el Trabajo (INSHT) ha creado el Ergomater, que es un método para la evaluación de riesgos ergonómicos en trabajadoras embarazadas. Este se puede consultar el siguiente enlace: Ergomater

En este enlace podeis consultar la Guía Sindical para la Prevención de Riesgos durante el Embarazo y la Lactancia de CCOO.

Guía Embarazo. CCOO

Dra. Amelia Calot Escobar

Trailer de la película: Un Trabajo Embarazoso



Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s