El Dolor

Antes de que el dolor fuera objeto de estudio de la ciencia y de que la International Association for the Study of Pain (IASP) lo definiera como “una experiencia sensorial y emocional desagradable asociada a una lesión tisular real o potencial o que se describe como ocasionada por tal lesión” ya la filosofía, la poesía, la religión y la medicina empírica habían intentado definirlo con más o menos éxito. Según la definición del IASP el dolor no es tan sólo una experiencia sensorial sino también una experiencia subjetiva emocional que puede no estar relacionada con la lesión orgánica aparente.

El dolor es una señal de alerta que indica a nuestro cerebro que algo fuera de lo normal está ocurriendo en nuestro organismo y que hay que reaccionar ante ello.

Hay dos tipos de dolor:

  • Dolor nociceptivo es el producido por una estimulación de los receptores del dolor, provocando que el “mensaje doloroso” sea transmitido a través de las vías ascendentes hacia el cerebro y sea percibido como una sensación dolorosa, produciendo un movimiento de retirada. Por ejemplo, ante una quemadura.
  • Dolor neuropático que es el producido por una lesión directa sobre el sistema nervioso como puede ser el que provoca un herpes zoster.

Cuando el dolor es demasiado intenso o prolongado en el tiempo puede alterar la calidad de vida de una persona desencadenando una depresión e, incluso, sentimientos suicidas.

La clasificación del dolor más extendida es la que se basa en el tiempo de evolución:

  • El dolor agudo es el que dura poco tiempo, generalmente menos de dos semanas como sería un dolor de muelas, un golpe o una quemadura.
  • El dolor crónico es el que dura más de tres meses como por ejemplo el oncológico, los dolores articulares, la fibromialgia, etc. Según la IASP el 6% de los europeos sufren  dolor crónico y un 0,8% lo sufren de manera invalidante, progresivo y resistente a los tratamientos convencionales.

En los últimos años han sido creadas en nuestro país las Unidades del Dolor que se encargan de atender las necesidades de las personas que sufren dolor crónico. El 20 de noviembre, día nacional del dolor, la Sociedad Española del Dolor (SED) presentó las cifras correspondientes al año 2006. Entre ellas destacó que durante dicho año se registraron más de 200.000 visitas a dichas unidades, de las que 38.000 constituyeron nuevos pacientes, igualmente explicó que de los más de 204 especialistas dedicados a estas unidades el 88% pertenecen a Anestesiología y Reanimación seguidos de Medicina Familiar, Neurocirugía y Psiquiatría.

unidoc.wordpress.com/

Por otra parte, el dolor también está presente en otras situaciones como en el 70% de los casos de depresión en forma de cefaleas, dolor de espalda, alteraciones intestinales, etc.

Para el tratamiento, existen muchos medicamentos que son utilizados en el tratamiento del dolor, son los llamados fármacos antiálgicos o analgésicos. La OMS ha establecido la siguiente clasificación:

  • En el nivel 1 encontramos los medicamentos utilizados para el tratamiento de dolores leves como dolor de cabeza, de muelas, dismenorrea, etc., estos son el paracetamol (Termalgin®, Gelocatil®) el ácido acetil salicílico (Aspirina®) o el ibuprofeno (Neobrufen®, Nurofen®, Dalsy®).
  • En un nivel 2 encontraríamos los utilizados para tratar el dolor de moderado a severo como los derivados de la morfina (codeína, etc.) que actúan a nivel del sistema nervioso central.
  • Y, en el nivel 3 la morfina, utilizada para calmar los dolores intensos como son los producidos por el cáncer o el dolor postoperatorio.

Otros fármacos utilizados son los antidepresivos, los miorelajantes o los ansiolíticos.

Hay otros métodos que pueden ayudar a disminuirlo como son:

  • La estimulación cutánea que consiste en frotar la zona dolorida tras darse un golpe.
  • La estimulación térmica con la aplicación de calor por medio de una almohadilla eléctrica, un secador de pelo, una toalla caliente, la talasoterapia, etc., utilizado en contracturas musculares, lumbalgias o dolores articulares o la estimulación térmica aplicando frío por medio de compresas, hielo, duchas, etc., en casos de dolores musculares, dentales o cefaleas.
  • La estimulación eléctrica de baja frecuencia (TENS) para aliviar dolores musculares crónicos.
  • La estimulación mecánica por medio de la kinesiterapia como los masajes que producen una relajación muscular.
  • Por último hay que citar la acupuntura, la hipnosis, las técnicas de relajación como el yoga y la distracción visual y auditiva (televisión, videojuegos, música, etc.) o la distracción táctil como las caricias o el acunamiento en el caso de los bebés.

Y para terminar citar una frase del gran profesor Dr. Carmena de la Facultad de Medicina de Valencia que nos decía “recordar que hay dolores del alma que no se quitan ni con morfina”.

Dra. Amelia Calot Escobar

The Beatles – Help



Acerca de Amelia Calot

Médico Especialista en Medicina del Trabajo Médico de Atención Primaria
Esta entrada fue publicada en Salud, Salud Laboral y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

5 respuestas a El Dolor

  1. Aure dijo:

    Me ha gustado mucho este articulo sobre el DOLOR , está muy bien explicado . A mi particularmente me ha ayudado mucho , pues yo padezco de fibromialgia,dolor lumbar cronico,dolor de las articulaciones y más cosas.

    Gracias!!

    Me gusta

  2. Aspasia dijo:

    Creo sinceramente que se debería explicar con más transparencia el uso de ciertas medicaciones que ayudan a controlar, que no a eliminar esos “dolores del alma” que sí deben recibir tal vez incluso más atención que el dolor físico, pues al igual que el dolor crónico de origen “físico” puede producir ansiedad, depresión y otras enfermedades, también se produce el caso contrario, una persona que se rompe emocionalmente o con otras patologías psiquiátricas sin tratar de la forma adecuada (algo imposible de conseguir en España sin poner mucho dinero quien lo tenga) pueden derivar en somatizaciones y bajadas de defensas que se traduzcan en un empeoramiento de la salud global de la persona. Ruego se comience a hablar seriamente de que si alguien tiene “frenado” su estatus cerebral con gabapentina por ejemplo, está “tomando” benzodiacepínicos ya. Y por favor, cursos para los médicos de urgencias, que no tienen ni idea de cómo acometer problemas relacionados con el dolor no agudo ni puntual. Gracias por su interés y adelante con su admirable trabajo.

    Me gusta

  3. Gilberto dijo:

    Entieno que dolor es un reflejo y un aviso de nuestro cuerpo cuando algo anda mal, pero por que el dolor se hace tan intenso.

    Es para todo los seres vivo una esperiencia desagradable, que pasamos por tiempo cuando de repente aparece el dolor pensamos que va a joder nuestras vidas, mas para las personas cuando están entrando en edad le duele el cuerpo casi todos los día.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s