“Efecto Almuerzo”

La Universidad de Burgos  fue creada en el año 1994, como escisión de la Universidad de Valladolid. Desde entonces, ha ido creciendo  y desarrollándose en nuevos campos del conocimiento hasta situarse en una situación destacada entre  las Universidades españolas. Miguel Ángel Camino, Ignacio Fontaneda y Oscar J. González, del grupo de “Ingeniería y Gestión Responsable” de la Universidad de Burgos, han publicado en la Revista “Accident Analysis and Prevention” un estudio sobre la existencia en España del “Efecto Almuerzo”. 

Según este estudio los accidentes laborales ocurridos entre las 13 y las 17 horas tienen una mayor gravedad y mortalidad. En las horas cercanas a la comida se producen el 18,2 % de los accidentes totales y el 29,4% de los mortales. Es decir, aunque en las horas de comida hay un menor número de accidentes que durante la mañana, la proporción de accidentes mortales es más del doble (el 0,24% frente al 0,1%, respectivamente).

El “efecto lunch” (almuerzo, en inglés) fue observado por primera vez por Pete Kines, investigador del Instituto Nacional de Salud Ocupacional de Dinamarca, que comprobó que el mayor número de caídas a distinto nivel sufridas por los trabajadores de la construcción en Suecia y Dinamarca se producía antes de las 13, pero que la mayor tasa de caídas mortales se registraba por la tarde.

“Lunch Atop a Skyscraper” es una famosa fotografía realizada en el año 1932 por Charles Clyde Ebbets. En la fotografía aparecen unos  obreros almorzando sobre una viga durante la construcción de un rascacielos del Rockefeller Center de Nueva York.

“La gravedad y la mortalidad de los accidentes son mayores en el horario que rodea el almuerzo independientemente de quién, cómo, cuándo, dónde y con qué se produce el accidente, explica a SINC Miguel A. Camino López, autor principal del estudio. Y continúa: “Estos datos pueden ser utilizados por las empresas para conocer las horas del día en las que la gravedad y mortalidad de los accidentes son especialmente elevadas“.

Fuente Noticias Médicas.es

Para Camino este estudio puede servir para alertar a las instituciones y a las propias empresas de la situación. A partir de ahí, “deben ser los interesados los que profundicen en las causas, porque solo conocerlas permitirá establecer mecanismos adecuados de prevención que beneficiaría a todos.

Y añade: Los trabajadores deben ser informados de estos riesgos y la Administración de Trabajo debería hacer mayores esfuerzos para promover medidas preventivas como la jornada continuada en el sector de la construcción ya que dicho sector es en el que predominan los accidentes a causa del denominado efecto almuerzo.

Para realizar este estudio, los investigadores pensaron que el consumo de alcohol y drogas antes o después de la comida así como la falta de siesta podrían influir, por lo que decidieron utilizar encuestas personales. Estas encuestas, traducidas a cuatro idiomas, portugués, francés, rumano y árabe, fueron realizadas a 724 trabajadores de Burgos. También explicaron que en determinados sectores como son la producción de vehículos, la hostelería, el transporte terrestre y la pesca, no se produce.

Así que ya sabeis, cuidado con pasarse con el alcohol en los almuerzos y comidas en horas de trabajo. Y… nada de carajillos o chupitos!!!

Arte con café con leche: corazón.

Anuncios

Acerca de Amelia Calot

Médico Especialista en Medicina del Trabajo Médico de Atención Primaria
Esta entrada fue publicada en Salud, Salud Laboral y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s