La Sonrisa

Llevo unos días preocupada reflexionando sobre algo que me han dicho: “sonríes demasiado”. Pero, se puede sonreir demasiado? Será que utilizo la sonrisa para protegerme?

Al final he llegado a la conclusión de que yo soy así, que le vamos a hacer, voy a seguir sonriendo, o riendo, o llorando… según el momento. Y, ya está.

Pero… Qué es la sonrisa y porqué aparece?

Normalmente, los bebés comienzan a sonreír entre los días 30 y 40 al ver a una persona que les es familiar, al escuchar un sonido melodioso o cuando acaban de comer. Recientes estudios han demostrado que los bebés ya sonríen dentro del útero materno.

El origen de las sonrisas es cerebral, es una reacción normal ante ciertos estímulos agradables o de placer.

  • Dichos estímulos producen una excitación de la zona anterior del hipotálamo que es una glándula situada en la base del cerebro.
  • Este, como si fuera una onda, transmite un estímulo nervioso al sistema límbico, lugar donde se regulan las emociones.
  • Como consecuencia se produce una relajación del tono muscular apareciendo la expresión facial de agrado formada por la intervención de 17 músculos que rodean la boca y los ojos.
  • Esta expresión refleja placer o agrado, aunque también puede ser una expresión involuntaria de ansiedad o de otras emociones como ira, ironía, etc.

La sonrisa se puede considerar un indicador fisiológico de la armonía cerebral del ser humano ya que, al igual que ocurre con la risa, son una buena terapia para preservar nuestra salud mental y nuestro equilibrio personal. Al sonreír, no solo cambia la expresión de la cara, sino que también se produce una liberación de endorfinas en el cerebro que reducen el dolor físico y emocional y dan una sensación de bienestar.

Entre los distintos tipos de sonrisas hay que diferenciar la verdadera sonrisa de la falsa. En la “falsa”, solo se movilizan los músculos de las comisuras labiales, por lo que se enseñan los dientes, en la “verdadera”, se movilizan los músculos que rodean los ojos y que solo se contraen ante emociones profundas, es por lo que se dice que los ojos son el reflejo del alma.

Por otra parte, conclusiones de un estudio realizado por psicólogos dee las universidades escocesas de Stirling y Aberdeen, demuestran que es más probable que una persona nos parezca atractiva si sonríe y nos mira a los ojos. No importa que sea más o menos agraciada. Estos dos factores se llevan la palma de la seducción.

Ahora hay que ponerse delante de un espejo y practicar. Veréis como no es tan difícil y como alegra la vida de los demás y, a la vez, la tuya propia.

‎”Si alguna vez no te dan la sonrisa esperada,
sé generoso y da la tuya,
porque nadie tiene tanta necesidad de una sonrisa,
como aquel que no sabe sonreír a los demás.”
(Dalai Lama)

Ana Torroja – Sonrisa

Validation, corto ganador de varios premios que muestra la importancia de sonreir.

Anuncios

Acerca de Amelia Calot

Médico Especialista en Medicina del Trabajo Médico de Atención Primaria
Esta entrada fue publicada en Otras Cosas, Salud y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s