Otras Cosas, Salud

Cambio de hora (II)

Cambio de hora

El cambio de hora es el adelanto o atraso de una hora que se realiza en primavera y otoño. Este cambio lo llevan a cabo unos 70 países en todo el mundo, siendo Japón el único país industrializado que no se ha adaptado aún a esta normativa.

La medida fue adoptada por primera vez por algunos de los paises participantes en la primera guerra mundial, con la finalidad de ahorrar combustible. Fue el kaiser Guillermo II de Alemania el que decretó el inicio del cambio de hora el 30 de abril de 1916, esto también se aplicó a sus aliados y a las zonas ocupadas, siendo estos los primeros países europeos en emplear el horario de verano. Varios países beligerantes y neutrales de Europa les siguieron, Rusia y otros países esperaron al año siguiente. Estados Unidos al igual que España no lo hicieron hasta 1918.

Kaiser Guillermo II

En España este cambio se aplica desde 1974.  Está regulada por la directiva Europea 2000/84, que unifica los días en los que se producen los cambios de hora en todos los países de la CEE, siendo estos el último Domingo de Marzo y Octubre, respectivamente. Dicha directiva se entiende con caracter indefinido, aunque cada 5 años la Comisión Europea publica el calendario de las fechas concretas  durante los 5 años siguientes.

La finalidad es reducir el consumo global de energía, al coincidir el comienzo de la jornada laboral con las horas de luz. Según el Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía (IDAE), el ahorro doméstico en iluminación de Marzo a Octubre puede ser de un 5%.

Según la Asociación Española de Fabricantes de Iluminación (Anfalum), el cambio de horario de verano redujo en un 9,8 por ciento el consumo de iluminación en los hogares, evitando aproximadamente un millón de toneladas de dióxido de carbono (CO2) a la atmósfera. Esto supone un ahorro de 250 millones de euros en gasto energético.

Pero, afecta a la salud dicho cambio?

En principio produce una alteración brusca del ritmo circadiano, es decir, de las horas de luz y oscuridad. Este ritmo es el que regula el ciclo sueño-vigilia importante, entre otros, en la producción de hormonas. Sin embargo,  las alteraciones son poco importantes.

Según el neurobiólogo del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) Ricardo Martínez Murillo, las personas con patologías, las mascotas, los bebés lactantes y la producción de leche de las vacas, son los grupos que pueden verse afectados por dicho cambio.

En general considera que a las personas y a los animales no les afecta “de forma perceptible”. Los lactantes pueden sufrir algunos trastornos alimenticios durante unos días. También les afecta a las vacas, ya que su producción de leche se altera con los cambios en las horas de luz y oscuridad y a las mascotas, ya que al cambiar los horarios de sus dueños, cambian sus horas de salir a la calle o de alimentación. También explica que el organismo experimenta un cambio pero que se adapta a la situación “en cuestión de horas” y que el cambio de hora solo afecta de manera significativa si se padece alguna patología previa.

La sensación que nos deja es parecida al ‘jet lag’ pero más ligero. Al individuo le cuesta conciliar el sueño, “sobre todo a los niños y a los ancianos”, aclara Ricardo Martínez quien añade que “el cambio de hora provoca fatiga, cansancio y alteración en las horas de la comida”. “A nivel orgánico es un cambio imperceptible, pero a nivel psicológico influye algo más”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s