Feliz 2012!!!

Todos los años mientras me estoy comiendo las 12 uvas en Nochevieja pienso… De donde vendrá esta tradición tan absurda? Pero bueno, a pesar de la absurdo que me parezca, yo soy de las que todos los años me como mis uvas intentado no liarme con los malditos cuartos, para no tentar a la suerte… Menos mal que en la tele, por fin, han comprendido que los españolitos somos un poco cortitos y este año han puesto subtítulos a las campanadas.

Dreamstime

Cada 31 de diciembre, las doce campanadas de la medianoche marcan el final de un año y el inicio del siguiente.  Se cree que la tradición  de tomar doce uvas da buena suerte al que consigue tomarlas una a una, siguiendo correctamente el ritmo que marca el reloj.

En 1882, el entonces alcalde de Madrid (José Abascal) emitió un bando municipal en el que se hacía pagar 1 duro a todos, forasteros o no, los que querían recibir a los Reyes Magos en Madrid, ya que dicho día se utilizaba para beber y armar jaleo. Con esto los madrileños se quedaron sin poder disfrutar de un día de fiesta donde se permitía casi todo.

Por otro lado, encontramos la costumbre que tenían las familias acomodadas de Madrid de comer uvas de postre y beber champan (valeeee, actualmente cava) en la cena de Nochevieja.

Todo esto provocó que un grupo de madrileños decidieran ironizar la costumbre burguesa, y acudieran, en diciembre de 1986, a la Puerta del Sol a tomar las uvas al son de las campanadas.

En enero de 1897, la prensa madrileña ya comentaba,  “Es costumbre madrileña comer doce uvas al dar las doce horas en el reloj que separa el año saliente del entrante”. Y, al año siguiente, la prensa animaba a esta tradición con un artículo titulado “Las Uvas milagrosas”.

En el año 1909, hubo una gran cosecha de uvas en Murcia y Alicante. Los viticultores, al no saber que hacer con el excedente de esta fruta, aprovecharon la costumbre incipiente de comer uvas en la Puerta del Sol de Madrid y se inventaron la historia de que comerlas en Nochevieja garantizaba buena suerte para todo el año…Y, las llevaron a Madrid y las repartieron entre los que esperaban las campanadas del reloj de la Casa de Correos en la Puerta del Sol.

A partir de entonces la costumbre se extendió por toda España y a otros países hispanoamericanos como México, Venezuela, Argentina, Perú, Chile etc. E, incluso a Italia.

Os deseo un Feliz 2012, hayais comido o no uvas, con un fragmento del Concierto de Año Nuevo de Viena, de hoy,  donde los Niños Cantores de Viena interpretan la Tritsch-Tratsch Polka de Johann Strauss.

Marcha Radetzky de Johan Strauss del mismo concierto.

Campanadas 2012 TVE 1

Acerca de Amelia Calot

Médico Especialista en Medicina del Trabajo Médico de Atención Primaria
Esta entrada fue publicada en Salud y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s