Salud Laboral

Liderazgo, conflicto y condiciones de trabajo

El Instituto Nacional de Higiene y Seguridad en el Trabajo (INSHT) publica las llamadas Notas Técnicas Preventivas (NTP). Estas son documentos breves que tratan un tema preventivo concreto con una orientación práctica, con el fin de ayudar a resolver problemas que pueden surgir en los centros de trabajo.

insht

Las NTP números 1.096 y 1.097, editadas en 2017, tratan de la necesidad de prever los conflictos derivados de diferencias de objetivos e intereses en materia de condiciones de trabajo, y cuando se generen, actuar de manera inmediata mediante la negociación para resolverlos.

De no ser ello posible, estas NTP, recomiendan recurrir a terceros mediante la mediación o el arbitraje. Esto lo consideran esencial para que las personas con cargos directivos y mandos ganen el liderazgo necesario para la generación de un ambiente saludable de trabajo.

A nivel laboral podemos encontrarnos dos tipos de situaciones que hay que manejar con cuidado para crear un buen ambiente laboral, los problemas y los conflictos.

En estas NTP, el INSHT, intenta dar recursos a directivos y mandos de las organizaciones, para resolver los conflictos que puedan surgir y evitar la pérdida de eficiencia y de salud de la organización. Estos deben saber actuar a tiempo y manejar la situación para no perder  a las personas más competentes que no toleran trabajar en un ambiente laboral que no les permita sentirse a gusto y desarrollarse.

conflictoEn primer lugar hay que saber diferenciar entre problema y conflicto.

Un problema es cualquier situación (incluso los personales que acaban trasladándose al trabajo) que precisa ser resuelto para que no limite la efectividad de un proceso productivo o tarea. Al resolver de manera individual o colectiva un problema de trabajo, este se convierte en una importante fuente de aprendizaje.  Pero cuando  no se resuelve puede tener consecuencias dañinas que pueden trascender a la organización.

El conflicto suele desarrollarse cuando dos o más individuos o grupos poseen intereses o puntos de vista diferentes que defienden con firmeza. En ocasiones es conveniente fomentar o estimular, en un grado manejable, los conflictos, ya que incentivan la creatividad, la reflexión, y la eficiencia en la toma de decisiones.

untitled                           Características confluyentes del conflicto laboral.

Causas de los conflictos

Se pueden agrupar en ambientales, organizacionales y personales. Los riesgos laborales y las condiciones de trabajo pueden ser origen de conflictos por lo que, la evaluación de los riesgos psicosociales, será útil para detectarlos.

causas Causas organizativas generadoras de conflicto o de su acrecentamiento

Fases del conflicto laboral

Conflicto latente. En esta fase se presentan o surgen condiciones problemáticas que favorecen la tensión y la consecuente aparición del conflicto.

Conflicto percibido. Empieza a percibirse la situación de conflicto y sus repercusiones negativas.

Conflicto declarado. Ya se hace visible el conflicto entre las partes  en oposición, a través de las palabras y los comportamientos de acción o reacción.

Conflicto crítico. En esta fase el conflicto está provocando una fuerte acción-reacción entre las partes afectadas. Este proceso debería finalizar con resultados relativamente satisfactorios entre las partes, para evitar que se convierta en una situación disfuncional de consecuencias imprevisibles.

Como se pueden prevenir y resolver los conflictos?

Ambas se basan en un buen liderazgo. Un buen líder deberá:

Facilitar que las personas satisfagan sus necesidades, “líderes proveedores”. Esto es, bienestar, seguridad, respeto y libertad. El líder puede ayudar a encarar estas cuatro necesidades para evitar conflictos, actuando como “proveedor” para ayudar a compartir, proteger, respetar y liberar.

Enseñar habilidades para manejar el conflicto, “líderes maestros”. Las personas deben adquirir competencias emocionales en el trabajo para manejarse en sus relaciones. El primer paso es deslegitimizar la violencia y la agresividad, incluida la verbal,  y fomentar la tolerancia, basándose en el respeto. También es necesario enseñar a la resolución conjunta de problemas.

Forjar relaciones a través de las líneas de conflicto, “líderes constructores de vínculos”. Se debe de tratar de crear vínculos transversales para que las personas tengan la necesidad de cooperar en aspectos establecidos. Por ejemplo, desarrollando nuevas actividades conjuntas asignadas. Es importante promover el diálogo entre las personas que han de compartir tareas dándoles la oportunidad de explicar el porqué de lo que hacen y piensan, con el fin de mejorar las relaciones.

Construir una política empresarial fundamentada en “valores” que hagan posible el diálogo permanente, la transparencia y la generación de confianza.

Establecer un mecanismo de control, es decir, un procedimiento, que permita y estimule a poner las situaciones conflictivas en conocimiento del mando directo y del servicio de prevención desde el momento que el conflicto sea percibido.

Es especialmente importante la prevención de conflictos en la interdependencia entre organizaciones. En ellas pueden deberse a la falta de una debida clarificación de funciones, a la inexistencia de límites de actuación de cada una de las partes o a una falta de coordinación entre ellas.

La negociación

Los mandos deben adquirir confianza y competencia negociadora. Estas se desarrollan mediante la incorporación de nuevos enfoques y la reflexión individual tras cada nueva experiencia.

conflicto2

Esquema de los estilos más comunes de comportamiento en el conflicto y la negociación en función del nivel de asertividad en el logro de objetivos propios y el nivel de cooperación desarrollado.

negociación

Principios básicos del proceso de negociación

  • Respetar valores éticos y promover el bien común
  • Satisfacer necesidades, no deseos
  • Utilizar dignamente el poder de cada parte
  • Plantear la situación de forma ventajosa, razonable y ambiciosa
  • Administrar la información hábilmente
  • Cuidar las relaciones personales

Fases

Análisis de la situación. Una vez analizados los distintos niveles de necesidades y los temas que incluyen cada uno de ellos, es recomendable priorizarlos y reflexionar sobre cuál será la prioridad que les da la otra parte.

Fase de interacción. Comprende, la toma de contacto y el asentamiento de las bases de trabajo, el planteamiento y la generación de opciones y la creación de acuerdos, con el debido cierre y seguimiento.