Salud, Salud Laboral

Psicopatologías Laborales: Introducción

En una serie de posts voy a hacer un repaso de las llamadas Psicopatologías Laborales. Estas son las alteraciones psicológicas desencadenadas por los llamados Riesgos Laborales Psicosociales.

Según definición de la Organización Internacional del Trabajo, los Riesgos Laborales Psicosociales son “las interacciones entre el trabajo, su medio ambiente, y las condiciones de su organización por una parte, y por otra, las capacidades del trabajador, sus necesidades, su cultura y experiencias, todo lo cual, puede influir en la salud, en el rendimiento y en la satisfacción en el trabajo”.

Para entendernos, los riesgos psicosociales están relacionados con la organización y el contenido del trabajo y con la realización de la tarea. Y pueden afectar al desarrollo del trabajo o a la salud (física, psíquica o social) del trabajador. Hoy en día otro factor a tener en cuenta es la precariedad laboral, esta genera estrés y alteraciones psicológicas importantes.

Entre las psicopatologías laborales más frecuentes encontramos:

  • El estrés laboral
  • El Mobbing o acoso psicológico en el trabajo.
  • El síndrome de Burnout o de estar quemado.
  • El estrés postraumático.
  • El Karoshi.

Según cifras de la III Encuesta Europea sobre las Condiciones de Trabajo, más de 40 millones de trabajadores europeos sufren estrés, más de 3 millones violencia en el trabajo y más de 13 millones Mobbing. Sin embargo, todavía no existe la suficiente sensibilidad ante ellos, por ejemplo, en el nuevo cuadro de enfermedades profesionales en vigor en España desde el 1 de Enero de 2007 no se contemplan.

En general estas patologías producen síntomas variados como alteraciones de la concentración, trastornos del sueño, tristeza, depresión, etc. Un número cada vez más elevado de trabajadores declara sufrirlos o haberlos sufrido.

Publicado en el Suplemnento Semanal del Periódico Las Provincias

Dra. Amelia Calot Escobar

Eric Clapton – Tears In Heaven (lyrics y subtitulos en español)

Salud, Salud Laboral

“Efecto Almuerzo”

La Universidad de Burgos  fue creada en el año 1994, como escisión de la Universidad de Valladolid. Desde entonces, ha ido creciendo  y desarrollándose en nuevos campos del conocimiento hasta situarse en una situación destacada entre  las Universidades españolas. Miguel Ángel Camino, Ignacio Fontaneda y Oscar J. González, del grupo de “Ingeniería y Gestión Responsable” de la Universidad de Burgos, han publicado en la Revista “Accident Analysis and Prevention” un estudio sobre la existencia en España del “Efecto Almuerzo”. 

Según este estudio los accidentes laborales ocurridos entre las 13 y las 17 horas tienen una mayor gravedad y mortalidad. En las horas cercanas a la comida se producen el 18,2 % de los accidentes totales y el 29,4% de los mortales. Es decir, aunque en las horas de comida hay un menor número de accidentes que durante la mañana, la proporción de accidentes mortales es más del doble (el 0,24% frente al 0,1%, respectivamente).

El “efecto lunch” (almuerzo, en inglés) fue observado por primera vez por Pete Kines, investigador del Instituto Nacional de Salud Ocupacional de Dinamarca, que comprobó que el mayor número de caídas a distinto nivel sufridas por los trabajadores de la construcción en Suecia y Dinamarca se producía antes de las 13, pero que la mayor tasa de caídas mortales se registraba por la tarde.

“Lunch Atop a Skyscraper” es una famosa fotografía realizada en el año 1932 por Charles Clyde Ebbets. En la fotografía aparecen unos  obreros almorzando sobre una viga durante la construcción de un rascacielos del Rockefeller Center de Nueva York.

“La gravedad y la mortalidad de los accidentes son mayores en el horario que rodea el almuerzo independientemente de quién, cómo, cuándo, dónde y con qué se produce el accidente, explica a SINC Miguel A. Camino López, autor principal del estudio. Y continúa: “Estos datos pueden ser utilizados por las empresas para conocer las horas del día en las que la gravedad y mortalidad de los accidentes son especialmente elevadas“.

Fuente Noticias Médicas.es

Para Camino este estudio puede servir para alertar a las instituciones y a las propias empresas de la situación. A partir de ahí, “deben ser los interesados los que profundicen en las causas, porque solo conocerlas permitirá establecer mecanismos adecuados de prevención que beneficiaría a todos.

Y añade: Los trabajadores deben ser informados de estos riesgos y la Administración de Trabajo debería hacer mayores esfuerzos para promover medidas preventivas como la jornada continuada en el sector de la construcción ya que dicho sector es en el que predominan los accidentes a causa del denominado efecto almuerzo.

Para realizar este estudio, los investigadores pensaron que el consumo de alcohol y drogas antes o después de la comida así como la falta de siesta podrían influir, por lo que decidieron utilizar encuestas personales. Estas encuestas, traducidas a cuatro idiomas, portugués, francés, rumano y árabe, fueron realizadas a 724 trabajadores de Burgos. También explicaron que en determinados sectores como son la producción de vehículos, la hostelería, el transporte terrestre y la pesca, no se produce.

Así que ya sabeis, cuidado con pasarse con el alcohol en los almuerzos y comidas en horas de trabajo. Y… nada de carajillos o chupitos!!!

Arte con café con leche: corazón.

Salud Laboral

Los Riesgos Biológicos (II)

Después de un tiempo de inactividad en el Blog, debido a un exceso de trabajo, voy a terminar el tema de los riesgos biológicos que se pueden presentar a nivel laboral que dejé a medias.

Fuente ISTAS

Para empezar hay que explicar que la transmisión de estos agentes biológicos infecciosos puede producirse por:

  • Vía aérea, es decir, por inhalación del polvo contaminado por excrementos de animales o de las gotas de saliva (gotas de Pflügge) que una persona enferma emite al hablar, estornudar o toser.
  • Contacto con la piel o las mucosas como sería la proyección de agua sucia en los ojos, la manipulación de objetos contaminados o el contacto directo de las manos sucias con ojos, etc.
  • Vía sanguínea que es otra forma de transmisión debida a pinchazos con jeringuillas o cortes con instrumentos de quirófano o con cuchillos contaminados, en esta vía también se incluyen las picaduras de insectos.
  • Vía digestiva, es decir, por ingestión al comer o fumar con las manos contaminadas.

Para prevenir las enfermedades debidas a dichos agentes:

  • Lo primero es realizar una correcta evaluación de riesgos que los identifique para evitar que los trabajadores estén expuestos a ellos.
  • Si no se puede evitar la exposición se pueden establecer procedimientos de trabajo adecuados de modo que se reduzca el personal en estos puestos.
  • También hay que adoptar medidas seguras para la recepción, manipulación y transporte de los agentes biológicos dentro del lugar de trabajo así como para la recogida, almacenamiento y evacuación de residuos y/o muestras.
  • También habrá que poner en marcha medidas de protección colectiva y, si estas no fueran suficientes, se utilizarán las de protección individual (EPIS) como guantes, mascarillas, etc.
  • Es importante, asimismo, señalizar las zonas de riesgo, establecer planes de emergencia y proporcionar información acerca de las medidas preventivas adoptadas.

Por otra parte, también se deben adoptar medidas higiénicas generales como son:

  • Prohibir que los trabajadores coman, beban o fumen en las zonas de trabajo.
  • Utilizar prendas de protección apropiada.
  • Disponer de cuartos de aseo que incluyan productos para la limpieza ocular y antisépticos para la piel.
  • Hay que organizar e impartir formación a los trabajadores, repitiéndola si fuera necesario.

Igualmente es importante llevar a cabo una correcta vigilancia de la salud de los trabajadores realizando reconocimientos médicos específicos utilizando el protocolo elaborado por el Ministerio. También se debe informar al personal expuesto de la existencia de vacunas específicas para determinados agentes, así como las ventajas e inconvenientes de ellas. Teniendo en cuenta que estas no puede sustituir a la adopción de medidas de prevención adecuadas.

Para terminar, recordaremos como actuar ante un caso de accidente con riesgo biológico:

– Ante un pinchazo o un corte:

  • Retirar el objeto.
  • Limpiar la herida con agua sin restregar, permitiendo a la sangre fluir durante 2 ó 3 minutos.
  • Aplicar un antiséptico como betadine y poner un apósito impermeable.
  • Informar del accidente al personal sanitario el cual valorará la necesidad de vacunación o de tratamiento.

– Ante una salpicadura por un líquido contaminado:

  • Lavar abundantemente la zona con suero fisiológico.
  • Si la salpicadura es de un producto químico o corrosivo, y se produce, por ejemplo en los ojos, se deberá lavar con agua al menos durante 10 minutos y visitar al oftalmólogo.

Fuente ISTAS

Dra. Amelia Calot Escobar

Publicado en el Suplemento de Salud del Periódico Las Provincias

Riesgos de Cortes y Pinchazos

Salud Laboral

Now or Never

Emilia Angel Agnetha de Poret (nacida el 10 de agosto de 1976), más conocida como Emilia de Poret, es una cantante sueca que saltó a la fama, en España, gracias a Pick me up

Ahora o Nunca?

Hemos estado arriba
Y hemos estado abajo
Pero esta vez algo está diciendome
Que es diferente de alguna manera
Al igual que una campana
sonando en mi mente
Diciéndome que me despierte
para lo que tu quieras
Nos vamos a estrellar esta vez

Y aún si pudiera sobrevivir
¿De qué sirve sin ti a mi lado?

No puedo evitar lo que siento ahora
Tengo que cambiar mi vida
Porque puedo sentir que se viene abajo
Es ahora o nunca

No quiero pensar en
todas las cosas que nunca fueron
Y no quiero perderte ahora
Así que es ahora o nunca

Así que voy a tratar de hacerlo mejor ahora
Para llenar el espacio entre nosotros
Con esas palabras que nunca he dicho en voz alta
Dime cómo y seré algo nuevo
Haz de mi corazón una página en blanco
Eso no le sirve a nadie excepto a ti

Porque no puedo vivir sin
la única cosa que siempre me ha preocupado

No puedo evitar lo que siento ahora
Tengo que cambiar mi vida
Porque puedo sentir que se viene abajo
Es ahora o nunca

No quiero pensar en
todas las cosas que nunca fueron
Y no quiero perderte ahora
Así que es ahora o nunca

Una parte de mí todavía cree en
cuando dices que vas a quedarte
Una parte de mí todavía cree que
podemos encontrar una manera de solucionarlo
Tengo que saber que hemos intentado todo lo que se podría intentar
antes de despedirnos para siempre

No puedo evitar lo que siento ahora
Tengo que cambiar mi vida
Porque puedo sentir que se viene abajo
Es ahora o nunca

No quiero pensar en
todas las cosas que nunca fueron
Y no quiero perderte ahora
Así que es ahora o nunca

Now or Never – Emilia de Poret

Now or never Remix

 

Salud Laboral

Los Riesgos Biológicos (I)

Según un informe emitido por la Agencia Europea para la Seguridad y la Salud en el Trabajo, aproximadamente 320.000 trabajadores de todo el mundo mueren cada año debido a enfermedades infecciosas causadas por los llamados riesgos biológicos, casi 5000 de ellos en la Unión Europea. Para Jukka Takala, director de dicha agencia, “los riesgos biológicos a menudo se subestiman, aunque pueden ser muy elevados para los trabajadores de la UE en cualquier sector”.

El observatorio europeo de riesgos emergentes ha alertado de un aumento de este tipo de riesgos a nivel laboral debido al aumento de microorganismos resistentes a los medicamentos y a la aparición de nuevos procesos industriales como, por ejemplo, el tratamiento de residuos. Por ello recomienda identificarlos rápidamente cuando aparecen, analizar las posibles consecuencias para la salud de las personas y elaborar políticas y procedimientos para reducir al mínimo su difusión.

Pero, ¿qué son los riesgos biológicos? Pues, son la exposición a los agentes biológicos a nivel laboral. Y, ¿qué son los agentes biológicos? Estos se podrían definir como los microorganismos, incluidos los genéticamente modificados, los parásitos y los cultivos celulares que pueden provocar una infección, una alergia o una intoxicación en los trabajadores expuestos a ellos.

Los microorganismos vivos que se consideran contaminantes biológicos son:

  • los virus como el de la rabia, la hepatitis B o el SIDA,
  • las bacterias como las productoras del carbunco, la fiebre de malta, el tétanos, la legionella o la tuberculosis,
  • los protozoos que producen enfermedades como la amebiasis o la toxoplasmosis, y
  • los hongos.

Según el Real Decreto 664/1997, de 12 de mayo sobre “Protección de los trabajadores contra los riesgos relacionados con la exposición a agentes biológicos durante el trabajo”, las actividades con riesgos de este tipo son:

  • Trabajos en centros de producción de alimentos.
  • Trabajos agrarios.
  • Actividades en las que existe contacto con animales o con productos de origen animal.
  • Trabajos de asistencia sanitaria.
  • Trabajos realizados en laboratorios clínicos, veterinarios, y de diagnóstico e investigación.
  • Trabajos en unidades de eliminación de residuos y en instalaciones depuradoras de aguas residuales.

Por otro lado, en el Cuadro de Enfermedades Profesionales aprobado en el R.D. del 10 de Noviembre de 2006 se consideran enfermedades infecciosas o parasitarias de origen laboral las causadas por:

  • trabajo de personal sanitario y de laboratorios o análisis clínicos,
  • personal de instituciones cerradas y del orden público,
  • odontólogos,
  • agricultores, ganaderos, pastores, avicultores
  • personal de mataderos,
  • peleteros y curtidores, veterinarios,
  • obreros rurales,
  • personal de tiendas de animales,
  • trabajadores forestales,
  • trabajadores de alcantarillados,
  • personal de museos, bibliotecas y trabajos en contacto con la humedad,
  • personal de plantas de procesamiento de las patatas,
  • trabajos realizados en zonas húmedas y/o pantanosas
  • trabajos realizados en subterráneos como minas o túneles.

En el caso de exposición a riesgos biológicos durante el embarazo, hay que tener en cuenta que algunas infecciones,  pueden llegar a producir malformaciones en el feto, partos prematuros e, incluso, abortos, como en el caso de la rubeola o la toxoplasmosis. Por esto se debe estudiar el estado inmunológico de la embarazada para tomar las medidas necesarias como pueden ser un cambio de puesto de trabajo o pasar a la situación de riesgo en embarazo mientras dure dicha situación.

En el siguiente artículo veremos la forma de prevenir estos riesgos.

Dra. Amelia Calot Escobar

Publicado en el Suplemento de Salud del Periódico Las Provincias

Riesgos Biológicos

Salud, Salud Laboral

El Dolor

Antes de que el dolor fuera objeto de estudio de la ciencia y de que la International Association for the Study of Pain (IASP) lo definiera como “una experiencia sensorial y emocional desagradable asociada a una lesión tisular real o potencial o que se describe como ocasionada por tal lesión” ya la filosofía, la poesía, la religión y la medicina empírica habían intentado definirlo con más o menos éxito. Según la definición del IASP el dolor no es tan sólo una experiencia sensorial sino también una experiencia subjetiva emocional que puede no estar relacionada con la lesión orgánica aparente.

El dolor es una señal de alerta que indica a nuestro cerebro que algo fuera de lo normal está ocurriendo en nuestro organismo y que hay que reaccionar ante ello.

Hay dos tipos de dolor:

  • Dolor nociceptivo es el producido por una estimulación de los receptores del dolor, provocando que el “mensaje doloroso” sea transmitido a través de las vías ascendentes hacia el cerebro y sea percibido como una sensación dolorosa, produciendo un movimiento de retirada. Por ejemplo, ante una quemadura.
  • Dolor neuropático que es el producido por una lesión directa sobre el sistema nervioso como puede ser el que provoca un herpes zoster.

Cuando el dolor es demasiado intenso o prolongado en el tiempo puede alterar la calidad de vida de una persona desencadenando una depresión e, incluso, sentimientos suicidas.

La clasificación del dolor más extendida es la que se basa en el tiempo de evolución:

  • El dolor agudo es el que dura poco tiempo, generalmente menos de dos semanas como sería un dolor de muelas, un golpe o una quemadura.
  • El dolor crónico es el que dura más de tres meses como por ejemplo el oncológico, los dolores articulares, la fibromialgia, etc. Según la IASP el 6% de los europeos sufren  dolor crónico y un 0,8% lo sufren de manera invalidante, progresivo y resistente a los tratamientos convencionales.

En los últimos años han sido creadas en nuestro país las Unidades del Dolor que se encargan de atender las necesidades de las personas que sufren dolor crónico. El 20 de noviembre, día nacional del dolor, la Sociedad Española del Dolor (SED) presentó las cifras correspondientes al año 2006. Entre ellas destacó que durante dicho año se registraron más de 200.000 visitas a dichas unidades, de las que 38.000 constituyeron nuevos pacientes, igualmente explicó que de los más de 204 especialistas dedicados a estas unidades el 88% pertenecen a Anestesiología y Reanimación seguidos de Medicina Familiar, Neurocirugía y Psiquiatría.

unidoc.wordpress.com/

Por otra parte, el dolor también está presente en otras situaciones como en el 70% de los casos de depresión en forma de cefaleas, dolor de espalda, alteraciones intestinales, etc.

Para el tratamiento, existen muchos medicamentos que son utilizados en el tratamiento del dolor, son los llamados fármacos antiálgicos o analgésicos. La OMS ha establecido la siguiente clasificación:

  • En el nivel 1 encontramos los medicamentos utilizados para el tratamiento de dolores leves como dolor de cabeza, de muelas, dismenorrea, etc., estos son el paracetamol (Termalgin®, Gelocatil®) el ácido acetil salicílico (Aspirina®) o el ibuprofeno (Neobrufen®, Nurofen®, Dalsy®).
  • En un nivel 2 encontraríamos los utilizados para tratar el dolor de moderado a severo como los derivados de la morfina (codeína, etc.) que actúan a nivel del sistema nervioso central.
  • Y, en el nivel 3 la morfina, utilizada para calmar los dolores intensos como son los producidos por el cáncer o el dolor postoperatorio.

Otros fármacos utilizados son los antidepresivos, los miorelajantes o los ansiolíticos.

Hay otros métodos que pueden ayudar a disminuirlo como son:

  • La estimulación cutánea que consiste en frotar la zona dolorida tras darse un golpe.
  • La estimulación térmica con la aplicación de calor por medio de una almohadilla eléctrica, un secador de pelo, una toalla caliente, la talasoterapia, etc., utilizado en contracturas musculares, lumbalgias o dolores articulares o la estimulación térmica aplicando frío por medio de compresas, hielo, duchas, etc., en casos de dolores musculares, dentales o cefaleas.
  • La estimulación eléctrica de baja frecuencia (TENS) para aliviar dolores musculares crónicos.
  • La estimulación mecánica por medio de la kinesiterapia como los masajes que producen una relajación muscular.
  • Por último hay que citar la acupuntura, la hipnosis, las técnicas de relajación como el yoga y la distracción visual y auditiva (televisión, videojuegos, música, etc.) o la distracción táctil como las caricias o el acunamiento en el caso de los bebés.

Y para terminar citar una frase del gran profesor Dr. Carmena de la Facultad de Medicina de Valencia que nos decía “recordar que hay dolores del alma que no se quitan ni con morfina”.

Dra. Amelia Calot Escobar

The Beatles – Help



Salud Laboral

Alergias Profesionales

Las alergias profesionales son las debidas a una exposición laboral a un agente sensibilizante, llamado alérgeno, que puede ser químico o biológico, y de origen animal o vegetal. En general afectan a un gran número de profesiones y actividades.

Aunque en la actualidad existe un mayor conocimiento de estas enfermedades entre los médicos del trabajo y otros profesionales sanitarios, según la Sociedad Española de Alergología e Inmunología Clínica (SEAIC), una gran parte de estas alergias desarrolladas en el entorno laboral están infradiagnosticadas en España.

Las enfermedades alérgicas más frecuentes son:

  • Asma.
  • Rinitis.
  • Conjuntivitis.
  • Urticarias.
  • Angioedemas.
  • Dermatitis alérgica de contacto.
  • Neumonitis por hipersensibilidad o alveolitis alérgica extrínseca.

Todas ellas están incluidas en el  Cuadro de Enfermedades Profesionales aprobado en el Real Decreto 1299/2006.

Los alérgenos son las sustancias que, al introducirse en el organismo, lo sensibiliza para la aparición de los fenómenos de la alergia. Las principales vías por las que los alérgenos penetran en el organismo son:

  • A través de la vía respiratoria por inhalación.
  • Através de la vía dérmica al entrar en contacto con la piel.
Polen de pino

Entre los principales agentes sensibilizantes respiratorios, es decir que utilizan la vía respiratoria para entrar en el organismo, podemos citar:

  • La harina.

    Ácaro
  • Las proteínas del látex.
  • Los aldehídos presentes en los disolventes, pinturas.
  • Los isocianatos utilizados en la fabricación de poliuretanos y en adhesivos.
  • Los ácaros.
  • El polvo de la madera.
  • El polen, etc.

Y, entre los agentes sensibilizantes cutáneos tenemos:

  • Los metales como el níquel.
  • Los aditivos.
  • Las resinas epoxy de pinturas y adhesivos, etc.

Tras la exposición al alérgeno los síntomas más frecuentes son:

  • En el asma dificultad para respirar acompañado de silbidos y opresión en el pecho.
  • En la rinitis congestión nasal.
  • En la conjuntivitis lagrimeo e irritación de los ojos.
  • En la urticaria ronchas y habones en la piel acompañados de picor.
  • En el angioedema hinchazón  de los párpados, labios, lengua, etc.
  • En la dermatitis de contacto eccema con picor.
  • En la alveolitis alérgica extrínseca pérdida de la capacidad respiratoria.
Alergia al látex

Hay que tener en cuenta que, en la aparición de estas enfermedades, además de los factores de riesgo debidos a la exposición a una sustancia determinada, también influyen la duración y la frecuencia de dicha exposición así como otros factores debidos al propio individuo como pueden ser la presencia de antecedentes de alergia, de dermatitis atópica, etc.

Entre las profesiones con más riesgo de padecer enfermedades alérgicas respiratorias tenemos a:

Alergia al polvo de madera

  • Los panaderos.
  • El personal sanitario.
  • Los peluqueros.
  • Los empleados de la limpieza.
  • Los trabajadores de la madera, etc.

Las dermatitis alérgicas se dan más en:

  • Trabajadores del sector de la construcción y de los metales.
  • Electrónicos.
  • Peluqueros.
  • Personal sanitario.
  • En la industria farmacéutica, etc.

Para prevenir estas enfermedades el primer paso consiste en la realización de una correcta evaluación de riesgos donde se evalúe la naturaleza del agente sensibilizante así como la existencia y la forma de exposición a dicho agente (respiratorio en forma de aerosol, cutáneo, etc.). Una vez identificado el agente causal hay que intentar sustituirlo por otro menos peligroso y, si no es posible, se debe reducir el tiempo de exposición y potenciar el uso de equipos de protección individual (guantes, mascarillas, etc.).

Desde un punto de vista médico una vez aparecida la alergia, en el caso de que esta no se curara o fuera repetitiva y las medidas adoptadas no evitaran la aparición de nuevos episodios, sería de interés contemplar la posibilidad de cambiar al trabajador de puesto de trabajo.

Asímismo, el servicio de prevención debería implantar medidas de información y formación de los trabajadores con el fin de disminuir el riesgo detectado.

Dra. Amelia Calot Escobar

Vídeo seguridad respiratoria

Salud, Salud Laboral

Embarazo y Trabajo

En España la tasa de ocupación del sexo femenino es de aproximadamente un 42%. El aumento progresivo de la incorporación de las mujeres a la vida laboral ha puesto de manifiesto la necesidad de proteger la salud durante el embarazo y la lactancia como establece claramente el artículo 26 de la Ley de Prevención de Riesgos Laborales.

Esto no significa que el trabajo sea perjudicial para la salud de las embarazadas, sino que hay que evitar ciertos riesgos laborales que podrían ser dañinos para la madre, el feto o el lactante.

Durante el embarazo se producen en el organismo de la mujer cambios fisiológicos cardiovasculares, metabólicos, hormonales, etc. que hacen necesario, en algunos casos, la adaptación del puesto de trabajo.

Los posibles riesgos a los que pueden estar sometidas las embarazadas se clasifican en físicos, químicos, biológicos y factores psicosociales y ergonómicos.

Entre los riesgos físicos tenemos:

  • Las vibraciones.
  • Las radiaciones ionizantes (Rayos X).
  • Las radiaciones no ionizantes (radiofrecuencia y microondas en dosis elevadas).
  • Las temperaturas extremas.
  • El ruido elevado.

Los riesgos biológicos son los debidos a la exposición a agentes patógenos infecciosos como son el de la rubeola o la toxoplasmosis. Estos riesgos se dan en:

  • Laboratorios.
  • Centros de asistencia sanitaria.
  • Trabajos en contacto con animales.
  • Centros de eliminación de residuos.
  • Depuradoras.

Los riesgos químicos se producen por la exposición sin control a determinados productos químicos. Entre los más dañinos tenemos:

  • El mercurio.
  • El plomo y sus derivados.
  • El benceno.
  • El monóxido de carbono.
  • Los disolventes.
  • Los plaguicidas, etc.
Ejemplo ficha producto químico

Entre los factores psicosociales y ergonómicos que pueden llegar a  producir alteraciones en el embarazo y por lo tanto hay que evitar, encontramos:

  • El estrés.
  • El trabajo en turnos rotativos y nocturnos.
  • La manipulación manual de cargas.
  • Las posturas forzadas.
  • Las posturas estáticas.

Hay que tener en cuenta que la leche materna puede transportar algunas de las sustancias nocivas a las que se expone la madre. Por lo que, también durante el periodo de lactancia, hay que evitar la exposición a agentes de tipo biológico y químico.

Es importante señalar que, aunque notificar en el trabajo la situación de embarazo es voluntario, si la Empresa donde se trabaja y, por lo tanto el Servicio médico o de prevención de dicha empresa, no tiene conocimiento de ello no podrá tomar las medidas necesarias para evitar los riesgos.

El departamento de vigilancia de la salud del servicio de prevención de la empresa, una vez conocida la situación de embarazo, tendrá que:

  • Hacer un estudio de la evaluación de riesgos del puesto de trabajo para intentar adaptarlo.
  • Si no es posible adaptar el puesto, cambiará a la trabajadora a otro puesto de trabajo que sea compatible con la gestación.
  • Y, por último, si las medidas anteriores no se pudieran llevar a cabo solicitará a la Seguridad Social la prestación por riesgo durante el  embarazo según establecen la Ley 39/1999, de conciliación de la vida familiar y laboral, y el Real Decreto 1251/2001, mientras dure el embarazo. Actualmente también los Médicos de Atención Primaria de los Centros de Salud pueden solicitar el paso a la prestación de riesgo en embarazo.

Para terminar, recomendaría a todas las embarazadas trabajadoras:

  • Realizar pausas durante la jornada laboral, al menos cada dos horas.
  • Cambiar de posición con frecuencia si se tiene  que mantener una postura continua de pie o sentada.
  • Evitar cargar pesos, sobre todo en los últimos meses de embarazo.
  • Adoptar todas las medidas preventivas para evitar cualquier posibilidad de infección ante riesgos biológicos (guantes, mascarillas, etc).
  • Ante la duda de si el producto químico que se está utilizando puede ser tóxico o no,  revisar la etiqueta del envase donde se especifica si es peligroso para la reproducción.

El Instituto Nacional de seguridad e Higiene en el Trabajo (INSHT) ha creado el Ergomater, que es un método para la evaluación de riesgos ergonómicos en trabajadoras embarazadas. Este se puede consultar el siguiente enlace: Ergomater

En este enlace podeis consultar la Guía Sindical para la Prevención de Riesgos durante el Embarazo y la Lactancia de CCOO.

Guía Embarazo. CCOO

Dra. Amelia Calot Escobar

Trailer de la película: Un Trabajo Embarazoso



Salud, Salud Laboral

Workaholic: Adictos al Trabajo

En principio, ser una persona trabajadora no es un defecto, sino que se puede considerar como una excelente virtud. El problema aparece cuando el trabajar se convierte en una necesidad vital, en una adicción.

El término Workaholic procede de la unión de las palabras “work” (trabajo) y “alcoholic” (alcohólico) y es atribuido al psicólogo Wayne Oates (1971) en su obra ”Confessions of a Workaholic: The Facts about Work Addiction”. Se aplica a una persona que ha desarrollado una fuerte dependencia al trabajo con un comportamiento compulsivo parecido al de un alcohólico.

Se podría definir como un trastorno psicológico caracterizado por la pérdida de control en la actividad laboral que lleva a una adicción psicológica al trabajo.

Las causas pueden ser:

  • Internas como son la búsqueda de poder y prestigio o los factores económicos.
  • Externas como son la presión de algunos jefes o de la dirección de la empresa.

También suele acompañarse de sentimientos de inferioridad y miedo al fracaso y de poca capacidad para disfrutar de la vida familiar y social.

Para algunos especialistas otra causa que podría desencadenar esta adicción se daría en las llamadas “parejas de doble carrera”, en ellas  los dos miembros de la pareja trabajan y el poco tiempo que tienen libre lo dedican a realizar las tareas domésticas, esto a veces produce estrés y conflictividad haciendo que el regreso al hogar termine siendo sinónimo de broncas o desencuentros, lo que favorece que los trabajadores “teman” la vuelta al hogar.Por otra parte, algunas características son:

  • Es más frecuente en hombres que en mujeres.
  • Sobre todo en la clase media y en el hábitat urbano.
  • La edad más habitual para que se produzca es entre los 35 y los 50 años.
  • Los principales profesionales que lo sufren son los liberales como médicos, abogados, economistas, periodistas y los ejecutivos de grandes multinacionales.

Para Rosa Sender, profesora de Psiquiatría de la Universidad de Barcelona, el llamado patrón A de conducta es el principal responsable de la laboroadicción. Para ella estas personas se caracterizan  por:

  • Tener un alto grado de impaciencia, hostilidad y actividad.
  • Buscan el éxito social.
  • Son muy exigentes, despectivos, autoritarios e incluso tiránicos con sus subalternos.
  • Son incapaces de delegar y tienen la convicción de que nada saldrá bien si algo escapa a su control.

Entre los síntomas que pueden aparecer encontramos por una parte los psicológicos como:

  • Ansiedad e irritabilidad.
  • Depresión.
  • Necesidad creciente de trabajar más.
  • Preocupación constante por el rendimiento laboral.
  • Sensación continua de estar agobiado y de no llegar a todo.
  • Infravaloración de otros tipos de actividad distintos a la laboral, etc.

Otro grupo de síntomas son los fisiológicos como son:

  • Insomnio.
  • Cansancio.
  • Alteraciones sexuales.
  • Problemas gastrointestinales.
  • Hipertensión arterial.
  • Aumento de sufrir enfermedades vasculares.

El tercer grupo lo forma los síntomas de comportamiento entre los que encontramos:

  • Necesidad casi compulsiva de realizar listas de cosas por hacer y de anotar en la agenda hasta el más mínimo detalle.
  • Incapacidad de estar sin trabajar durante un período prolongado sin experimentar ansiedad, inquietud e irritabilidad.
  • Alejamiento de la familia y los amigos, etc.

Los especialistas coinciden en que el paciente adicto al trabajo sólo pide ayuda médica cuando aparecen alteraciones orgánicas o psicológicas. El tratamiento combina los fármacos con psicoterapia y socioterapia, con la finalidad de mejorar el autocontrol e intentar equilibrar el trabajo, la vida personal y social, el descanso y el tiempo libre.

En Japón este problema está bastante extendido lo que ha llevado a la creación de centros de ayuda especializados. Un número creciente de trabajadores japoneses mueren anualmente debido a su dependencia laboral ya que se caracterizan por su dedicación al trabajo sin importar el número de horas extras que tengan que desempeñar, esto se denomina “Karoshi” y, en dicho país, ha sido reconocido como enfermedad profesional. La causa de la muerte es un conjunto de alteraciones cardiovasculares asociadas a un tiempo de trabajo excesivo.

Debemos tener en cuenta que el equilibrio entre las horas de trabajo, ocio y descanso es imprescindible para el bienestar de la persona. Hay que aprender a separar el mundo laboral del personal y disfrutar de los momentos de ocio con la familia y los amigos.

Workaholic también es una práctica utilidad para Linux con la que podemos marcarnos periodos de tiempo para trabajar y momentos de descanso mientras estamos delante del ordenador. El programa permanece en segundo plano. Cuando se activa, en la pantalla aparece un reloj con una barra de tiempo que no desaparecerá hasta terminar el periodo de descanso.

Para los que quieran saber si son adictos al trabajo el libro “Neomanagement. Jefes tóxicos y sus víctimas” (Edit. Aguilar) del psicólogo Iñaki Piñuel permite valorarlo mediante un test. También se puede detectar online mediante el Cuestionario Wont en la página web: www.wont.uji.es/adic/.

Dra. Amelia Calot Escobar

Adicto al trabajo

Primeros Auxilios, Salud Laboral

Primeros Auxilios: Ataque Epiléptico

La epilepsia es una enfermedad neurológica debida a un funcionamiento anormal y transitorio de la actividad eléctrica del cerebro. Se manifiesta en forma de crisis que pueden ir desde simples pérdidas de atención o sacudidas musculares hasta convulsiones.

En España hay unas 400.000 personas que padecen actualmente esta enfermedad. Según la OMS  aproximadamente 50 millones de personas en el mundo la sufren.

La epilepsia puede tener muchas causas, en unos casos es debida a lesiones cerebrales como pueden ser traumatismos craneales, secuelas de meningitis, tumores, etc. pero en otros casos solo hay una predisposición de origen genético a padecer las crisis.

Con tratamiento médico es posible el control de las crisis en un elevado porcentaje de pacientes.

A nivel laboral, el ejercicio de determinadas profesiones está restringido legislativamente al enfermo epiléptico. Estas son las profesiones que incluyen la tenencia y el uso de armas de fuego como son:

  • El ejército profesional.
  • Los cuerpos de policías.
  • La guardia civil.
  • El cuerpo de ayudantes de instituciones penitenciarias.
  • La seguridad privada.

También está restringido los trabajos de:

  • El pilotaje de aeronaves y helicópteros.
  • Los controladores aéreos.
  • Las profesiones marítimas.
  • Los buceadores profesionales.
  • Los ferroviarios.

Así mismo, no son recomendables las profesiones como:

  • Bombero.
  • Conductor de vehículos pesados.
  • Conductor de transporte público.
  • Otras basadas en la conducción de vehículos.
  • Cuando se requiera el control de maquinaria peligrosa.
  • Trabajos que se realicen a una cierta altura.
  • Trabajos nocturnos.
  • Cuando se pueden poner en peligro a terceras personas.

En general, el médico de trabajo del servicio de vigilancia de la salud de la empresa, tras realizar un reconocimiento médico completo, determinará la aptitud del trabajador ante el puesto de trabajo que corresponda.

Según el RD 772/1997 DE 30 de Mayo por el que se aprueba el Reglamento General de Conductores, Anexo IV, en nuestro país, está permitida la conducción profesional de vehículos a personas con epilepsia cuando no hayan tenido crisis ni requerido tratamiento durante cinco años consecutivos. No se permite la obtención o prórroga del permiso de conducción si se han tenido crisis convulsivas o con pérdida de conciencia durante el último año.

DGT: ¿Como interfiere la epilepsia en la capacidad para conducir?

¿Qué podemos hacer si nos encontramos ante un ataque epiléptico?

  • Ante todo debemos mantener la calma.
  • Hay que evitar que el afectado se golpee al caer.
  • Alejarlo de objetos que puedan hacerle daño.
  • Colocarle una almohada o algo blando bajo la cabeza.
  • A continuación facilitar la respiración aflojando el cuello de la camisa, la corbata, etc. y quitarle las gafas.
  • Se puede sujetar la cabeza para evitar que se golpee pero sin forzar para no interferir sus movimientos.
  • Se debe esperar pacientemente observando lo que ocurre para podérselo explicar al personal sanitario.
  • Una vez pasada la crisis hay que dejar que descanse acostado de lado (en posición lateral de seguridad) por si vomita.

Y, ¿qué es lo que no debemos hacer?

  • Durante la crisis no hay que reanimar a la persona, aunque aparentemente no respire, por lo general, recuperará la conciencia en pocos minutos sin necesitar respiración artificial.
  • No hay que ponerle alcohol en la frente ya que podemos hacerle quemaduras en los ojos.
  • Actualmente se recomienda no intentar abrirle la boca ni introducir objetos dentro de ella ya que podrían dificultar la respiración.
  • No hay que darle medicamentos ni sedantes.

En caso de lesiones, pérdida de conocimiento más de 15 minutos, o una segunda crisis antes de recuperar el conocimiento, se debe llamar a emergencias (112).

 

"Diari d´un epilèptic rebel"

 

Video: Epilepsia, una gran desconocida


Dra. Amelia Calot Escobar