Salud, Salud Laboral

Psicopatologías Laborales: El Estrés (III)

Para hacer frente al estrés laboral además de actuar en la organización del trabajo podemos actuar a nivel individual con algunas estrategias que nos hagan fuertes ante el estrés en cualquier situación, como son:

  • Conocer nuestras propias limitaciones.
  • Buscar un equilibrio entre el trabajo y nuestra vida familiar y social.
  • Alternar los tiempos de trabajo y de descanso.
  • Intentar aprender de la experiencia.
  • Trabajar en equipo.
  • Pedir ayuda cuando sea necesario.
Fuente INRS

Por otra parte, también es conveniente:

  • Llevar una vida sana, con una alimentación equilibrada.
  • Realizar ejercicio físico o yoga.
  • Tener cuidado con el consumo de café, alcohol y tabaco (de los que es fácil abusar en situaciones de estrés).
  • Aprender técnicas de relajación.

En 1981, B. Gardell, científica sueca, definió 5 condiciones necesarias para crear un entorno psicosocial laboral satisfactorio. Según ella, el trabajo debe ser concebido:

  • De manera en que cada uno pueda influir sobre la situación, los métodos y la velocidad de ejecución.
  • De manera en que cada uno tenga una vista del conjunto y una comprensión de las diferentes operaciones.
  • Para dar a cada uno la posibilidad de utilizar y desarrollar la totalidad de sus recursos.
  • Para permitir los contactos humanos y la cooperación entre sus actores.
  • Para dar a cada uno el tiempo necesario para satisfacer sus papeles y obligaciones extreriores como son las tareas familiares, sociales, políticas, etc.
Pelota antiestrés

En cuanto a los especialistas de Seguridad y Salud en el trabajo deben:

  • Realizar un análisis del riesgo adecuado.
  • Hacer una planificación exhaustiva y un planteamiento por fases.
  • Crear una combinación de medidas dirigidas a la organización del trabajo y a los propios trabajadores.
  • Dar soluciones concretas para cada lugar de trabajo.
  • Fomentar el diálogo, la cooperación y la participación de los trabajadores.
  • Lograr una prevención constante y el apoyo de la alta dirección.

Salud

Psicopatologías Laborales: El Estrés (II)

Y, ¿cómo reacciona nuestro organismo ante el estrés?

Tras exposición al estrés en el organismo se va producir el llamado síndrome general de adaptación que tiene tres fases:

  1. En la primera fase, llamada de alarma, ante el estímulo estresante el organismo se prepara para el combate o la huida, para lo cual se liberan sustancias como la adrenalina, que produce un aumento de la frecuencia cardiaca, de la tensión arterial y de la temperatura y provoca una vasodilatación de los vasos sanguíneos en los músculos.
  2. En la segunda fase de resistencia, ante la persistencia del agente estresante se segregan otras sustancias que van a producir un aumento autocontrolado del azúcar en la sangre para aportar la energía necesaria a los músculos, al cerebro y al corazón.
  3. Si el estímulo persiste se llega a la tercera fase llamada de agotamiento, en la que se produce una hiperestimulación, lo que puede llevar a alteraciones de la salud con síntomas físicos como dolores de cabeza, musculares, articulares, etc., alteraciones del sueño, del apetito, mala digestión, sensación de ahogo o de opresión, sudores, etc., síntomas emocionales como nerviosismo, hipersensibilidad, ansiedad, tristeza, agresividad, aislamiento, etc. y síntomas intelectuales como dificultad de concentración o de decisión.

Si esto se alarga durante mucho tiempo aparecen alteraciones de la salud irreversibles, el llamado síndrome metabólico, accidentes cardio-vasculares, depresión o ansiedad, alteraciones inmunológicas, úlceras gastrointestinales, cáncer, etc.

Qué medidas preventivas se pueden adoptar para evitarlo?

Según el INSHT la organización del trabajo juega un papel fundamental por lo que es conveniente seguir estas recomendaciones:

  • Facilitar una descripción clara del trabajo que hay que realizar, de los medios materiales de que se dispone y de las responsabilidades.
  • Asegurarse de que las tareas sean compatibles con las capacidades y los recursos de los individuos y proporcionar la formación necesaria.
  • Controlar la carga de trabajo (no es bueno ni en exceso ni en defecto).
  • Establecer rotación de tareas y funciones en actividades monótonas y en las que entrañan una exigencia de producción muy elevada.
  • Proporcionar el tiempo que sea necesario para realizar la tarea de forma satisfactoria.
  • Favorecer iniciativas de los individuos en cuanto al control y el modo de ejercer su actividad.
  • Explicar la función que tiene el trabajo de cada individuo en relación con toda la organización, de modo que se valore su importancia dentro de la actividad de la empresa.
  • Diseñar horarios laborales que no entren en conflicto con las responsabilidades no relacionadas con el trabajo (vida social).
  • Evitar ambigüedades en cuestiones como la duración del contrato de trabajo y el desarrollo de la promoción profesional.
  • Fomentar la participación y la comunicación en la empresa a través de los canales que sean más idóneos para cada organización: charlas de trabajo, instrucciones de trabajo escritas, tablón de anuncios, reuniones del Comité de Empresa, Comité de Seguridad y Salud, etc.

Salud, Salud Laboral

Psicopatologías Laborales: El Estrés (I)

La Unión Europea considera que el estrés es el segundo problema de salud laboral más frecuente, detrás de los trastornos musculoesqueléticos, calculando su coste anual en Europa en torno a los 20.000 millones de euros.

La Comisión europea define el estrés en el trabajo como “un conjunto de reacciones emocionales, cognitivas, fisiológicas y del comportamiento ante ciertos aspectos adversos o nocivos del contenido, la organización o el entorno de trabajo. Es un estado que se caracteriza por altos niveles de excitación y de angustia, con la frecuente sensación de no poder hacer frente a la situación”, es decir, es una reacción del organismo ante aspectos negativos de la organización del trabajo.

En España, según la última Encuesta de las Condiciones de Trabajo, elaborada por el INSHT, más de la mitad de las personas encuestadas (5,6 sobre 10) manifestaron padecer estrés.

Las patologías que con más frecuencia se asocian a esta psicopatología son:

  • Cansancio 12,3%.
  • Alteración del sueño 12,1%.
  • Cefaleas 10,4%.

Entre las profesiones, las que tienen más facilidad a sufrir estrés están:

  • Directivos. (28,7%).
  • Profesionales (23,6%).
  • Trabajadores con estudios universitarios (21,8%).
  • Técnicos (19,6%)
  • Trabajadores de servicios (19%).

Pero no sólo afecta a ejecutivos o personas con mucha responsabilidad, también puede aparecer:

  • Cuando la carga de trabajo sobrepasa la capacidad del trabajador.
  • Cuando no se le proporciona suficiente trabajo en comparación a sus compañeros.
  • Cuando los trabajos sean repetitivos o monótonos.
  • Cuando el ritmo de trabajo está impuesto y no se puede adaptar.
  • Cuando existe falta de libertad para tomar decisiones.
  • Cuando existe una falta de formación para la tarea a desarrollar (como puede pasar al introducir nuevas tecnologías en un puesto de trabajo).
  • Cuando el trabajador no sabe cuales son sus funciones ni lo que se espera de él.
  • Cuando existe una falta de participación.
  • Cuando el estilo de mando es autoritario o agresivo, o, al contrario, la falta de autoridad.
  • Los casos de aislamiento social o físico también son desencadenantes de estrés.

Las características del empleo como son la precariedad del trabajo, las condiciones físicas desfavorables (ruido intenso, vibraciones o condiciones térmicas extremas), los trabajos con riesgos laborales y los trabajos nocturnos o a turnos, son, así mismo, generadoras de estrés.

Determinados factores de la personalidad del trabajador también pueden influir en la aparición de estas alteraciones, como son las personalidades dependientes, con alto grado de ansiedad o introvertidas.

En el próximo post veremos como reacciona nuestro organismo ante el estrés y que medidas preventivas pueden adoptarse.

Estrés Laboral. Je, Je…