Salud Laboral

Los Riesgos Biológicos (II)

Después de un tiempo de inactividad en el Blog, debido a un exceso de trabajo, voy a terminar el tema de los riesgos biológicos que se pueden presentar a nivel laboral que dejé a medias.

Fuente ISTAS

Para empezar hay que explicar que la transmisión de estos agentes biológicos infecciosos puede producirse por:

  • Vía aérea, es decir, por inhalación del polvo contaminado por excrementos de animales o de las gotas de saliva (gotas de Pflügge) que una persona enferma emite al hablar, estornudar o toser.
  • Contacto con la piel o las mucosas como sería la proyección de agua sucia en los ojos, la manipulación de objetos contaminados o el contacto directo de las manos sucias con ojos, etc.
  • Vía sanguínea que es otra forma de transmisión debida a pinchazos con jeringuillas o cortes con instrumentos de quirófano o con cuchillos contaminados, en esta vía también se incluyen las picaduras de insectos.
  • Vía digestiva, es decir, por ingestión al comer o fumar con las manos contaminadas.

Para prevenir las enfermedades debidas a dichos agentes:

  • Lo primero es realizar una correcta evaluación de riesgos que los identifique para evitar que los trabajadores estén expuestos a ellos.
  • Si no se puede evitar la exposición se pueden establecer procedimientos de trabajo adecuados de modo que se reduzca el personal en estos puestos.
  • También hay que adoptar medidas seguras para la recepción, manipulación y transporte de los agentes biológicos dentro del lugar de trabajo así como para la recogida, almacenamiento y evacuación de residuos y/o muestras.
  • También habrá que poner en marcha medidas de protección colectiva y, si estas no fueran suficientes, se utilizarán las de protección individual (EPIS) como guantes, mascarillas, etc.
  • Es importante, asimismo, señalizar las zonas de riesgo, establecer planes de emergencia y proporcionar información acerca de las medidas preventivas adoptadas.

Por otra parte, también se deben adoptar medidas higiénicas generales como son:

  • Prohibir que los trabajadores coman, beban o fumen en las zonas de trabajo.
  • Utilizar prendas de protección apropiada.
  • Disponer de cuartos de aseo que incluyan productos para la limpieza ocular y antisépticos para la piel.
  • Hay que organizar e impartir formación a los trabajadores, repitiéndola si fuera necesario.

Igualmente es importante llevar a cabo una correcta vigilancia de la salud de los trabajadores realizando reconocimientos médicos específicos utilizando el protocolo elaborado por el Ministerio. También se debe informar al personal expuesto de la existencia de vacunas específicas para determinados agentes, así como las ventajas e inconvenientes de ellas. Teniendo en cuenta que estas no puede sustituir a la adopción de medidas de prevención adecuadas.

Para terminar, recordaremos como actuar ante un caso de accidente con riesgo biológico:

– Ante un pinchazo o un corte:

  • Retirar el objeto.
  • Limpiar la herida con agua sin restregar, permitiendo a la sangre fluir durante 2 ó 3 minutos.
  • Aplicar un antiséptico como betadine y poner un apósito impermeable.
  • Informar del accidente al personal sanitario el cual valorará la necesidad de vacunación o de tratamiento.

– Ante una salpicadura por un líquido contaminado:

  • Lavar abundantemente la zona con suero fisiológico.
  • Si la salpicadura es de un producto químico o corrosivo, y se produce, por ejemplo en los ojos, se deberá lavar con agua al menos durante 10 minutos y visitar al oftalmólogo.

Fuente ISTAS

Dra. Amelia Calot Escobar

Publicado en el Suplemento de Salud del Periódico Las Provincias

Riesgos de Cortes y Pinchazos

Salud Laboral

Los Riesgos Biológicos (I)

Según un informe emitido por la Agencia Europea para la Seguridad y la Salud en el Trabajo, aproximadamente 320.000 trabajadores de todo el mundo mueren cada año debido a enfermedades infecciosas causadas por los llamados riesgos biológicos, casi 5000 de ellos en la Unión Europea. Para Jukka Takala, director de dicha agencia, “los riesgos biológicos a menudo se subestiman, aunque pueden ser muy elevados para los trabajadores de la UE en cualquier sector”.

El observatorio europeo de riesgos emergentes ha alertado de un aumento de este tipo de riesgos a nivel laboral debido al aumento de microorganismos resistentes a los medicamentos y a la aparición de nuevos procesos industriales como, por ejemplo, el tratamiento de residuos. Por ello recomienda identificarlos rápidamente cuando aparecen, analizar las posibles consecuencias para la salud de las personas y elaborar políticas y procedimientos para reducir al mínimo su difusión.

Pero, ¿qué son los riesgos biológicos? Pues, son la exposición a los agentes biológicos a nivel laboral. Y, ¿qué son los agentes biológicos? Estos se podrían definir como los microorganismos, incluidos los genéticamente modificados, los parásitos y los cultivos celulares que pueden provocar una infección, una alergia o una intoxicación en los trabajadores expuestos a ellos.

Los microorganismos vivos que se consideran contaminantes biológicos son:

  • los virus como el de la rabia, la hepatitis B o el SIDA,
  • las bacterias como las productoras del carbunco, la fiebre de malta, el tétanos, la legionella o la tuberculosis,
  • los protozoos que producen enfermedades como la amebiasis o la toxoplasmosis, y
  • los hongos.

Según el Real Decreto 664/1997, de 12 de mayo sobre “Protección de los trabajadores contra los riesgos relacionados con la exposición a agentes biológicos durante el trabajo”, las actividades con riesgos de este tipo son:

  • Trabajos en centros de producción de alimentos.
  • Trabajos agrarios.
  • Actividades en las que existe contacto con animales o con productos de origen animal.
  • Trabajos de asistencia sanitaria.
  • Trabajos realizados en laboratorios clínicos, veterinarios, y de diagnóstico e investigación.
  • Trabajos en unidades de eliminación de residuos y en instalaciones depuradoras de aguas residuales.

Por otro lado, en el Cuadro de Enfermedades Profesionales aprobado en el R.D. del 10 de Noviembre de 2006 se consideran enfermedades infecciosas o parasitarias de origen laboral las causadas por:

  • trabajo de personal sanitario y de laboratorios o análisis clínicos,
  • personal de instituciones cerradas y del orden público,
  • odontólogos,
  • agricultores, ganaderos, pastores, avicultores
  • personal de mataderos,
  • peleteros y curtidores, veterinarios,
  • obreros rurales,
  • personal de tiendas de animales,
  • trabajadores forestales,
  • trabajadores de alcantarillados,
  • personal de museos, bibliotecas y trabajos en contacto con la humedad,
  • personal de plantas de procesamiento de las patatas,
  • trabajos realizados en zonas húmedas y/o pantanosas
  • trabajos realizados en subterráneos como minas o túneles.

En el caso de exposición a riesgos biológicos durante el embarazo, hay que tener en cuenta que algunas infecciones,  pueden llegar a producir malformaciones en el feto, partos prematuros e, incluso, abortos, como en el caso de la rubeola o la toxoplasmosis. Por esto se debe estudiar el estado inmunológico de la embarazada para tomar las medidas necesarias como pueden ser un cambio de puesto de trabajo o pasar a la situación de riesgo en embarazo mientras dure dicha situación.

En el siguiente artículo veremos la forma de prevenir estos riesgos.

Dra. Amelia Calot Escobar

Publicado en el Suplemento de Salud del Periódico Las Provincias

Riesgos Biológicos