Primeros Auxilios

Primeros Auxilios: Posición Lateral de Seguridad

Hoy voy a explicar la llamada “posición lateral de seguridad (PLS)” o “posición de recuperación”.

Esta es una posición que puede salvar la vida de una víctima inconsciente que respira, ya que evita la asfixia por aspiración en caso de vómito, y sirve para prevenir que la lengua obstruya la vía aérea.

Hay que tener en cuenta:
La PLS debe ser una una posición estable, de forma que, al ir a buscar ayuda, la víctima no se gire y quede boca arriba.
En embarazadas es mejor colocar del lado izquierdo.
Debe vigilarse que se mantiene abierta la vía aérea.

Para realizarla, según la European Resuscitation Council, se deben seguir los siguientes pasos:

  • Primero debemos comprobar que la víctima está inconsciente y que respira.
  • Quitarle las gafas, arrodillarse a su lado y comprobar que tiene ambas piernas estiradas.
  • Colocar el brazo más cercano al reanimador formando un ángulo recto con el cuerpo de la víctima, con el codo doblado y con la palma de la mano hacia arriba.
Fuente European Resuscitation Council

 

  • Poner el brazo más lejano sobre el tórax, y el dorso de la mano contra la mejilla de la víctima que esté más cercana a usted.

    Fuente European Resuscitation Council
  • Con la otra mano, agarrar la pierna más alejada justo por encima de la rodilla y tirar de ella hacia arriba, manteniendo el pie en el suelo.
  • Manteniendo la mano de la víctima contra la mejilla, tirar de la pierna más lejana hacia usted para girar a la víctima sobre un lado.
  • Ajustar la pierna superior de manera que tanto la cadera como la rodilla estén dobladas en ángulo recto.
  • Inclinar la cabeza hacia atrás para asegurarse que la vía aérea permanece abierta.
  • Acomodar la mano bajo la mejilla, si es necesario, para mantener la inclinación de la cabeza.

    Fuente European Resuscitation Council
  • Comprobar la respiración con regularidad.

Es muy importante actuar con cuidado evitando cualquier presión sobre el tórax que dificulte la respiración e intentando no agravar otras lesiones.

Si la víctima debe permanecer en esta posición durante más de 30 minutos, es conveniente girarla al lado opuesto para aliviar la presión en el antebrazo.

Si es un bebé deberemos acunarle en brazos con la cabeza inclinada hacia abajo para evitar que se atragante con la lengua o aspire el vómito y controlaremos los signos vitales (conciencia, respiración y pulso) hasta que llegue la asistencia médica.

Aquí os dejo un enlace a la columna publicada en el suplemento de salud del periódico Las provincias

Primeros Auxilios, Salud Laboral

Primeros Auxilios: Ataque Epiléptico

La epilepsia es una enfermedad neurológica debida a un funcionamiento anormal y transitorio de la actividad eléctrica del cerebro. Se manifiesta en forma de crisis que pueden ir desde simples pérdidas de atención o sacudidas musculares hasta convulsiones.

En España hay unas 400.000 personas que padecen actualmente esta enfermedad. Según la OMS  aproximadamente 50 millones de personas en el mundo la sufren.

La epilepsia puede tener muchas causas, en unos casos es debida a lesiones cerebrales como pueden ser traumatismos craneales, secuelas de meningitis, tumores, etc. pero en otros casos solo hay una predisposición de origen genético a padecer las crisis.

Con tratamiento médico es posible el control de las crisis en un elevado porcentaje de pacientes.

A nivel laboral, el ejercicio de determinadas profesiones está restringido legislativamente al enfermo epiléptico. Estas son las profesiones que incluyen la tenencia y el uso de armas de fuego como son:

  • El ejército profesional.
  • Los cuerpos de policías.
  • La guardia civil.
  • El cuerpo de ayudantes de instituciones penitenciarias.
  • La seguridad privada.

También está restringido los trabajos de:

  • El pilotaje de aeronaves y helicópteros.
  • Los controladores aéreos.
  • Las profesiones marítimas.
  • Los buceadores profesionales.
  • Los ferroviarios.

Así mismo, no son recomendables las profesiones como:

  • Bombero.
  • Conductor de vehículos pesados.
  • Conductor de transporte público.
  • Otras basadas en la conducción de vehículos.
  • Cuando se requiera el control de maquinaria peligrosa.
  • Trabajos que se realicen a una cierta altura.
  • Trabajos nocturnos.
  • Cuando se pueden poner en peligro a terceras personas.

En general, el médico de trabajo del servicio de vigilancia de la salud de la empresa, tras realizar un reconocimiento médico completo, determinará la aptitud del trabajador ante el puesto de trabajo que corresponda.

Según el RD 772/1997 DE 30 de Mayo por el que se aprueba el Reglamento General de Conductores, Anexo IV, en nuestro país, está permitida la conducción profesional de vehículos a personas con epilepsia cuando no hayan tenido crisis ni requerido tratamiento durante cinco años consecutivos. No se permite la obtención o prórroga del permiso de conducción si se han tenido crisis convulsivas o con pérdida de conciencia durante el último año.

DGT: ¿Como interfiere la epilepsia en la capacidad para conducir?

¿Qué podemos hacer si nos encontramos ante un ataque epiléptico?

  • Ante todo debemos mantener la calma.
  • Hay que evitar que el afectado se golpee al caer.
  • Alejarlo de objetos que puedan hacerle daño.
  • Colocarle una almohada o algo blando bajo la cabeza.
  • A continuación facilitar la respiración aflojando el cuello de la camisa, la corbata, etc. y quitarle las gafas.
  • Se puede sujetar la cabeza para evitar que se golpee pero sin forzar para no interferir sus movimientos.
  • Se debe esperar pacientemente observando lo que ocurre para podérselo explicar al personal sanitario.
  • Una vez pasada la crisis hay que dejar que descanse acostado de lado (en posición lateral de seguridad) por si vomita.

Y, ¿qué es lo que no debemos hacer?

  • Durante la crisis no hay que reanimar a la persona, aunque aparentemente no respire, por lo general, recuperará la conciencia en pocos minutos sin necesitar respiración artificial.
  • No hay que ponerle alcohol en la frente ya que podemos hacerle quemaduras en los ojos.
  • Actualmente se recomienda no intentar abrirle la boca ni introducir objetos dentro de ella ya que podrían dificultar la respiración.
  • No hay que darle medicamentos ni sedantes.

En caso de lesiones, pérdida de conocimiento más de 15 minutos, o una segunda crisis antes de recuperar el conocimiento, se debe llamar a emergencias (112).

 

"Diari d´un epilèptic rebel"

 

Video: Epilepsia, una gran desconocida


Dra. Amelia Calot Escobar

Salud, Salud Laboral

Síndrome Postvacacional (II)

Continuamos con el Síndrome Postvacacional viendo cual puede ser la mejor manera de prevenir su aparición.

Hay algunas estrategias personales que nos pueden ayudar a evitarlo:

  • Intentar establecer un período de readaptación a la vuelta de las vacaciones, para ello es más recomendable  regresar unos días antes de la reincorporación laboral, en estos días debemos volver a nuestros hábitos o abandonar aquellos que hayamos adoptado durante las días libres, como acostarnos más tarde o dormir la siesta. El objetivo de esta progresiva vuelta a la vida cotidiana es evitar que la reincorporación sea brusca.
  • Si es posible, repartir las vacaciones a lo largo del año o en dos periodos. Aunque dejemos la mayor parte para el verano siempre es bueno tener unos días para planear escapadas y otras actividades que nos sirvan de válvulas de escape a lo largo de todo el año.
  • Aunque durante las vacaciones nos acostemos más tarde, es importante volver a los horarios habituales para dormir al menos 7 u 8 horas y garantizar un buen descanso.
  • Seguir una dieta sana y equilibrada que proporcione todos los elementos indispensables en nuestra alimentación nos ayudará a superar el regreso.
  • Buscar momentos para llevar a cabo nuestras aficiones y hobbies durante todo el año (por ejemplo los fines de semana) y no sólo en verano.
  • Procurar no idealizar las vacaciones, prepararlas bien y utilizarlas para “desconectar” completamente del trabajo.
  • También pueden ayudar las técnicas de relajación como son el yoga o la meditación.El entorno de trabajo también es  fundamental en la aparición del síndrome. Hay que intentar:
  • Mejorar la relación y comunicación con jefes, colaboradores y compañeros para hacer más llevadero el proceso de adaptación al regreso.
  • Una vez incorporados a nuestro puesto de trabajo intentaremos incrementar progresivamente la actividad laboral de manera gradual ya que nuestro rendimiento irá aumentando en un par de días. Esto tiene como objetivo el evitar que la reincorporación a la vida laboral sea brusca.

Los investigadores del departamento de Personalidad, Evaluación y Tratamiento Psicológico de la Universidad de Granada recomiendan “evitar darle demasiada importancia” a este malestar, y afrontar la vuelta al trabajo “como una nueva etapa llena de otros momentos gratificantes”. Pensar que los síntomas  desaparecen normalmente en un par de semanas.

Si a pesar de todo lo anterior aparecen síntomas, la consulta con un médico nos aportará la ayuda necesaria para superarlo, incluso, en algunos casos de ansiedad o de insomnio, con fármacos. En casos extremos puede ser recomendable el empleo de antidepresivos.

Por otra parte, según explica el Departamento de Psicología Social de la Universidad Complutense de Madrid, las empresas podrían disminuir la incidencia del síndrome postvacacional  con medidas que aumenten la motivación del trabajador, lo que le permita identificarse con su trabajo y disfrutar de él.

  • Fomentando el respeto entre el personal.
  • Potenciando el compañerismo y el trabajo en equipo.
  • Mejorando la comunicación entre jefes y empleados.
  • Posibilitando la participación de todos los trabajadores en la toma de decisiones.

Recordar que ante todo debemos mantener una actitud positiva, y ver la vuelta al trabajo como un reencuentro con la normalidad, pensando que en unos días habremos recuperado nuestro ritmo de trabajo.

Para terminar una cita de Perez Galdós: “Dichoso el que gusta las dulzuras del trabajo sin ser su esclavo”. Y otra de Voltaire: “Le travail éloigne de nous trois grands maux: l’ennui, le vice et le besoin” (El trabajo aleja de nosotros tres grandes males: el aburrimiento, el vicio y la necesidad).

DEDICADO A TODOS LOS QUE EN ESTE MOMENTO TENEMOS LA SUERTE DE TENER UN TRABAJO.


Vídeo “El síndrome postvacacional no existe”


Salud, Salud Laboral

Síndrome Postvacacional (I)

Ya ha llegado Septiembre, se acabaron, para la mayoría, las vacaciones. Después de un período en el que hemos podido pasar más tiempo con la familia y amigos, descansar, viajar, etc, hay que volver a la rutina, al trabajo…

Durante las vacaciones nuestros horarios se relajan, nos liberamos de las ataduras habituales y nos olvidamos de nuestros problemas y responsabilidades laborales pero al regresar, estos siguen allí, lo cual nos obliga a una vuelta a la realidad. Esto puede desencadenar en algunas personas lo que los psicólogos conocen como “síndrome post-vacacional” o SPV, que se podría definir como un estado de malestar genérico en el individuo debido a su incapacidad de adaptación al trabajo tras acabar las vacaciones.

Este término aún no ha sido reconocido por la Psiquiatría clínica, aunque  el interés que despierta va en aumento. Según un estudio realizado por un grupo de psicólogos del departamento de Personalidad Evolutiva y Tratamiento Psicológico de la Universidad de Valencia, el 35 por ciento de los españoles con edades comprendidas entre los 25 y los 40 años lo sufrirán.

Una explicación para su aparición es que durante las vacaciones el ritmo de vida sufre un cambio importante con modificaciones de los horarios de descanso y de comidas. La vuelta a la rutina laboral supone un cambio brusco para nuestro organismo que puede necesitar de un período de adaptación más o menos importante que puede llegar a desencadenar alteraciones. Este periodo de adaptación suele durar entre 7 y 15 días.

Para algunos especialistas en neurología este es un síndrome complejo que puede llegar a convertirse en una depresión en las personas que tengan predisposición a padecerla. Según ellos explican, “cuando regresamos de un descanso, la red de neuronas está atrofiada para realizar las tareas que antes se hacían con facilidad porque no se encuentran engarzadas de la manera más óptima”, por lo que hacen falta unos días para recuperar la normalidad.

Pero, ¿Quienes tienen más facilidad para padecerlo? En principio cualquiera de nosotros puede notar durante los primeros días de la vuelta al trabajo una “nostalgia” de los días pasados en vacaciones, sin que esto llegue a ser patológico. Los síntomas aparecen, sobre todo, en:

  • Trabajos con alto nivel de estrés como médicos, profesores, directivos, etc.
  • En trabajadores que por cualquier circunstancia tengan rechazo a su trabajo o sufran “burnout” o alguna otra psicopatología laboral.
  • Los especialistas indican que el síndrome postvacacional lo sufren más las personas que ya tenían problemas laborales antes de las vacaciones.

Según investigadores del departamento de Personalidad, Evaluación y Tratamiento Psicológico de la Universidad de Granada, la vuelta a la rutina puede provocar síntomas físicos y psicológicos. Explican que “normalmente, cuando el síndrome post-vacacional, también llamado prelaboral, se manifiesta físicamente no es más que una somatización de un malestar psíquico”, esto es, que las manifestaciones físicas son solo un reflejo de las psicológicas.

Entre los síntomas físicos pueden aparecer:

  • cansancio,
  • fatiga,
  • falta de apetito,
  • somnolencia, taquicardia,
  • dolores musculares,
  • molestias en el estómago,
  • sensación de falta de aire, etc.

Y, entre los síntomas psíquicos podemos encontrarnos:

  • falta de concentración,
  • insomnio,
  • irritabilidad,
  • nerviosismo,
  • inquietud,
  • tristeza y desmotivación,
  • indiferencia, etc.

Suelen durar entre 7 y 15 días, pero, si persisten, puede tratarse de una depresión.

Todos estos síntomas pueden desencadenar un aumento del absentismo laboral, falta de concentración y eficacia en las tareas. La Asociación Nacional de Entidades Preventivas Acreditadas (ANEPA) ha detectado un aumento importante de casos de esta dolencia y asegura que suele traducirse en: “un descenso del número de tareas realizadas y de la calidad con la que éstas se hacen”.

Un  grupo que no sabe lo que es la depresión postvacacional es el de los adictos al trabajo o workaholic, formado por  aquellas personas incapaces de desconectar de sus obligaciones laborales y que están deseando que acaben las vacaciones.

En otro srtículo veremos la forma de prevenir la aparición de este síndrome tanto a nivel personal como a nivel de empresa.

Salud, Salud Laboral

Protegerse del Sol

Ahora que todos estamos deseando ponernos morenos para estar más guapos y parecer más jóvenes, voy a recordaros los peligros del sol con unas recomendaciones de la Generalitat Valenciana para prevenir el cáncer de piel.

Hay diferentes tipos de cáncer de piel

El Carcinoma Basocelular es el más frecuente:

  • Derivado de las células basales.
  • También se le llama Epitelioma Basocelular debido a su carácter “más benigno” en relación con otros cánceres cutáneos donde las metástasis son más frecuentes.
  • Se localizan con más frecuencia en la cabeza, en cuello, tronco, extremidades y genitales.

El Carcinoma Espinocelular:

  • Es un tumor cutáneo maligno derivado de los queratinocitos.
  • El crecimiento es más rápido y puede producir destrucción local y metástasis por vía linfática y sanguínea.
  • Suele aparece sobre alguna lesión precancerosa.
  • Es más frecuente en zonas del cuerpo expuestas a la luz solar, sobre todo en la cara (mejillas, orejas y labio inferior), seguido de las extremidades superiores, el tronco y las extremidades inferiores.

El Melanoma

  • Es el tumor cutáneo derivado de los melanocitos.
  • El crecimiento es muy rápido y se disemina con mucha facilidad a cualquier parte del cuerpo.
  • Los melanomas pueden aparecer en cualquier parte del cuerpo. En los hombres son más frecuentes en el pecho, el abdomen o la espalda. En las mujeres en la parte inferior de las piernas.
  • Suelen aparecer sobre lesiones precancerosas como los lunares. Es por ello que estos deben vigilarse por si cambian de color, tamaño o textura.

Aquí podeis consultar la “Guía de Prevención y Tratamiento del Melanoma”  

♦ Recomendaciones de la Generalitat Valenciana para proteger del sol a los niños.

En verano de 12 de la mañana a 5 de la tarde
los niños deben estar a la sombra;
el sol es muy intenso.


Ponles siempre crema con protección solar 15 o más alto.
Extiendela 20 minutos antes de estar al sol. Aplica cada 2-3 horas y después de sudar mucho o bañarse.



Protege su piel con gorros y camisetas.
Aunque estén jugando o bañándose.



A los bebés menores de 6 meses no les pongas crema solar. Deben de estar a la sombra con ropa que les proteja.

♦ Recomendaciones de la Generalitat Valenciana para proteger del sol a los adultos.

Es muy importante proteger la piel cuando se está al sol para evitar las quemaduras solares. Hay que tener en cuenta que los rayos solares son más intensos en verano, en las montañas altas y al reflejarse en el agua, arena o nieve.

En verano de 12 de la mañana a 5 de la tarde procura estar a la sombra; el sol es muy intenso. El sol se toma poco a poco, si estás muchas horas el riesgo de quemarte es muy elevado.


Aplícate siempre crema con factor de protección solar 15 o más alto. Extenderla 15 minutos antes de estar al sol. Vuelve a aplicar cada 2-3 horas, y después de sudar mucho o bañarte.


Protege tu cabeza con gorra. Tu cuerpo con camisetas, aunque estés haciendo deporte o jugando.
Tus ojos también necesitan protección, usa gafas solares.


El bronceado con Rayos UVA también puede lesionar tu piel.


También deben tener especial cuidado los trabajadores que por las características de su tarea deban pasar muchas horas expuestos a los rayos solares. Utilizando ropa y gorras para protegerse y cremas con factor de protección elevada.

Vídeo como prevenir el cáncer de piel

Vídeo de la canción Un Rayo de Sol de Los Diablos. Año 1970 (cuando se tomaba el sol sin tantas precauciones)

 

Primeros Auxilios, Salud

Primeros Auxilios: Golpe de Calor

En los meses de verano las temperaturas elevadas pueden producir alteraciones en nuestro organismo si nos exponemos a ellas durante períodos prolongados.

Entre las alteraciones que se pueden producir están los calambres, el agotamiento o síncope por calor y el golpe de calor.

Los calambres aparecen después de realizar ejercicio intenso con sudoración abundantea. Son debidos a contracturas musculares que a veces son muy dolorosas.


Tras una sudoración excesiva con poco consumo de líquidos puede producirse el agotamiento o síncope por calor. En este se produce:

  • Aumento de la temperatura corporal.
  • Desvanecimiento.
  • Aceleración del latido cardíaco.
  • Disminución de la presión arterial.
  • Aspecto lívido.
  • Piel fria y sudorosa.
  • Náuseas.
  • Suele durar 24 horas.

Para aliviarlo:

  • Reposo.
  • Disminuir la temperatura con antitérmicos o compresas frías.
  • Consumir alimentos salados.
  • Beber agua con una cucharadita de sal por cada litro.

Hay algunos trabajos en los que la exposición al sol en los meses de calor puede llegar a desencadenar lo que se llama un golpe de calor. Este se debe a un fallo serio de los mecanismos de adaptación del organismo al calor.

Los síntomas que se pueden presentar son:

  • Debilidad.
  • Cansancio.
  • Dolor de cabeza.
  • Mareo.
  • Náuseas y vómitos.
  • Aumento de la temperatura corporal a 39 o 40º C.
  • Disminución o aumento de la tensión arterial.
  • Taquicardia.
  • Respiración rápida y superficial.
  • Piel seca y caliente.
  • Pérdida de conocimiento y coma.

Si no se actúa con rapidez y de forma adecuada se origina un fallo multiorgánico que puede llevar al fallecimiento del paciente.

Y, ¿qué se debe hacer en estos casos?:

  • Llevarle a un lugar fresco y ventilado a la sombra o mejor con aire acondicionado.
  • Ponerle tumbado boca arriba y ligeramente incorporado.
  • Aplicarle compresas de agua fría en la cabeza, la nuca y el pecho.
  • Darle de beber agua fresca con un poco de sal a pequeños sorbos o bebidas isotónicas.
  • Es aconsejable que sea visto por un médico para vigilar su evolución.
  • En el caso de que haya pérdida de consciencia, hay que trasladarle a un centro hospitalario lo más rápidamente posible.

Consejos para evitar el calor

(Ministerio de Sanidad)

  • Bebe frecuentemente agua o líquidos sin esperar a tener sed, salvo si hay contraindicación médica. Evita las bebidas alcohólicas, las muy azucaradas, el café y el té.
  • Refréscate con una ducha o, simplemente, mójate.
  • Haz comidas ligeras que te ayuden a reponer las sales perdidas por el sudor (ensaladas, frutas, verduras, zumos…).
  • En el exterior protégete del sol: Busca la sombra, cúbrete la cabeza, usa ropa ligera y de color claro y un calzado fresco, cómodo y que transpire.
    Cuida tu piel con protectores solares adecuados y utiliza gafas con filtros ultravioleta.
  • Reduce las actividades físicas intensas al aire libre y durante las horas más calurosas y en su caso extrema las precauciones
  • En casa, baja las persianas cuando el sol incida directamente sobre las ventanas y no las abras cuando la temperatura exterior sea alta.
    Refresca el ambiente con ventiladores y sistemas de refrigeración, siempre con un uso racional de los mismos.

Spot del Ministerio de la Campaña Protégete del sol.

Salud Laboral

El Síndrome del Túnel Carpiano

Este síndrome afecta aproximadamente al 5% de la población.

Debido a causas hormonales la incidencia entre las mujeres es tres veces más elevada que entre los hombres, sobre todo en embarazadas y en mayores de 55 años. En el caso de las embarazadas, los síntomas desaparecen tras el parto.

Hay personas más predispuestas a padecer este síndrome debido a:

  • Tener el túnel carpiano más estrecho de lo normal.
  • Por padecer diabetes.
  • Por padecer artritis reumatoide.
  • Por padecer insuficiencia renal, etc.

Anatómicamente el túnel carpiano es un canal o espacio situado en la muñeca por donde pasan los tendones flexores de los dedos y el nervio mediano. Este espacio está limitado por el ligamento anular del carpo y por los huesos de la muñeca. Si los tendones se inflaman se estrecha el espacio dentro del canal y el nervio mediano queda comprimido.

Compresión Nervio Mediano. Fuente paritarios.cl

Entre los síntomas que se  pueden producir encontramos:

  • Hinchazón de las manos.
  • Sensación  de entorpecimiento en los dedos.
  • Alteraciones del tacto en la punta de los dedos.
  • Dificultad para realizar movimientos delicados como cerrar el puño o abotonar una camisa.
  • Hormigueo que va haciéndose insoportable llegando incluso al dolor.
  • Adormecimiento de la mano.
  • Atrofia muscular.
  • Fenómeno de Raynaud.

Normalmente esta sintomatología aumenta durante la noche.

Toda esta sintomatología  suele afectar a los dedos pulgar, índice, medio y parte del anular, haciendo que haya que sacudir la mano, colocarla hacia abajo o elevarla para disminuir las molestias.

A nivel laboral es un problema de salud que afecta a los trabajadores que realizan:

  • Movimientos repetidos con la mano y la muñeca.
  • Trabajos que requieren una gran fuerza manual.
  • Trabajos que requieren posturas forzadas de la mano.
  • Trabajos en los que se usan herramientas de mano vibrátiles de forma continuada.
  • Trabajos que exigen realizar movimientos de pinza con los dedos de forma repetida o presión prolongada sobre la muñeca o la palma de la mano.

Está incluido dentro del listado oficial de enfermedades profesionales debidas a agentes físicos. Según el anuario de estadísticas laborales y de asuntos sociales, en el año 2005 se declararon en España 2.693 parálisis de los nervios por presión, entre ellas este síndrome es de los más frecuentes.

Según el cuadro de enfermedades profesionales entre los trabajos en los que se puede producir este síndrome se citan:

  • Trabajos relacionados con montaje (fontanería, electrónica, mecánica).
  • Alimentación (carniceros, matarifes).
  • Carpintería y montadores de muebles.
  • Cerámica y mármol (pulidores).
  • Industria textil.
  • Industria del calzado.
  • Industria de material plástico (cortadores).
  • Hostelería (camareros, cocineros).
  • Soldadores, pintores, lavanderos, etc.

En cuanto al tratamiento, este debe ser lo más precoz posible para evitar que el cuadro se agrave. Para ello utilizaremos:

  • Antiinflamatorios.

    Férula. Fuente visionfarma
  • Analgésicos.
  • Inmovilización de la muñeca con una férula por la noche para evitar que el dolor llegue a irradiar hacia el antebrazo o se produzca pérdida de sensibilidad y fuerza de la mano afectada, con atrofia muscular o parálisis.
  • Un elevado porcentaje acaba pasando por el quirófano, con un éxito aproximado del 90%.

Para el diagnóstico utilizaremos:

  • Un estudio de la existencia de movimientos repetidos en el puesto de trabajo.
  • La exploración clínica.
  • Radiografías y Electromiografía.

Como en todas las patologías que tienen un origen laboral es muy importante la prevención. Esta se basará en:

  • Evitar realizar posturas o movimientos que pueden producir esta lesión, como son la hiperflexión o la hiperextensión de la muñeca, procurando mantener la mano alineada con el antebrazo.
  • Acortar la duración de las tareas que necesitan realizar movimientos repetidos intercalando periodos de descanso.
  • Elegir herramientas manuales adecuadas y ergonómicas.
  • Reducir la fuerza que se emplea en ciertas tareas.
  • Realizar reconocimientos médicos periódicos que faciliten la detección de las posibles lesiones.
  • Y, en general, realizar un diseño ergonómico del puesto de trabajo.

bbbbbbbbbbbbbbbb

EJERCICIOS DE RELAJACION MUSCULAR

  • Flexiona los codos y entrelaza los dedos.
  • Rota las muñecas hacia un lado y luego hacia el otro.
  • Realiza 15 rotaciones a cada lado.

————————————————————

Dra. Amelia Calot Escobar

Publicado en el Suplemento de Salud del Periódico “Las Provincias”

Primeros Auxilios, Salud Laboral

Primeros Auxilios: Hemorragias

Cuando se lesionan los conductos por donde circula la sangre, es decir,  los vasos sanguíneos, la sangre que circula por ellos sale al exterior y se produce una hemorragia. Hay tres tipos de vasos sanguíneos:

  • Arterias: son los vasos que salen del corazón.
  • Venas: son los vasos que van hacia el corazón.
  • Capilares: son los vasos más pequeños responsables del intercambio gaseoso en tejidos y órganos.

Circulación sanguínea. INSHT

Características de las arterias:

  • Salen del corazón.
  • La sangre circula a mucha presión.
  • La sangre circula a impulsos.
  • Son rígidas.
  • Suelen transportar O2.

Características de las venas:

  • Van hacia el corazón.
  • La sangre circula con poca presión.
  • La sangre circula de forma continua.
  • Son elásticas.
  • La gran mayoría transporta CO2.

Debido a estas características las hemorragias se pueden clasificar en:

  • Arteriales
  • Venosas.

Otra clasificación se basa en donde va a parar la sangre, según esto:

  • Hemorragias externas. La sangre sale directamente al exterior.
  • Hemorragias internas. La sangre no sale al exterior.
  • Hemorragias exteriorizadas, La sangre procede de un órgano interno pero sale al exterior a través de un orificio natural del cuerpo como la boca, oído, etc.

Para detener una hemorragia externa se pueden utilizar tres métodos de forma escalonada.

Cuadro hemorragias. INSHT

Compresión directa, consiste en efectuar una presión en el punto de sangrado utilizando una gasa, un pañuelo, etc. durante unos 10 minutos, además de elevar la extremidad afectada a una altura superior a la del corazón del accidentado, transcurrido ese tiempo, se disminuye la presión, pero sin retirar el apósito, si la hemorragia ha disminuido se procederá a vendar la herida y se trasladará al hospital.

Compresión directa. INSHT

Compresión arterial, si la sangre continúa saliendo haremos una compresión arterial con la mano en el cuello (arteria carótida), en el brazo (arteria humeral por debajo del músculo bíceps del brazo) o en la pierna (arteria femoral a nivel de la ingle o en la cara interna del muslo), para detener la circulación sanguínea. Esta compresión debe mantenerse hasta la llegada de la ambulancia o el ingreso del lesionado en el hospital.

Compresión arterial. INSHT

Torniquete. En el caso de que la hemorragia continúe podemos colocar un torniquete, aunque esto sólo debe emplearse si la vida del herido está en peligro o en caso de amputación ya que produce una detención de toda la circulación sanguínea de la extremidad provocando necrosis y trombos. También se puede utilizar cuando hay más de un accidentado y el socorrista está solo. Para aplicar el torniquete hay que colocarlo en la raíz del miembro afectado utilizando una banda ancha, por ejemplo una corbata, (no utilizar cinturones, ni cuerdas) y ejercer una presión controlada, es decir, la necesaria para detener la hemorragia. También es importante anotar la hora de colocación y tener en cuenta que no lo debe aflojar el socorrista. Evacuar a un centro sanitario lo más rápido posible.

Torniquete. INSHT

Una emergencia que puede producir una hemorragia grave es la amputación. Ante ella deberemos:

  • Tranquilizar a la víctima.
  • Elevar la parte lesionada por encima del nivel del corazón.
  • Intentar controlar la hemorragia como hemos visto anteriormente.
  • La parte amputada se tiene que colocar dentro de una bolsa de plástico cerrada y, ésta, sumergida en agua fría y, si es posible, con hielo se llevará para su reimplante al hospital junto al herido anotando la hora del accidente.
  • Durante el traslado se deben vigilar las constantes vitales del accidentado y la herida.

Un caso de hemorragia exteriorizada bastante corriente es la epistaxis o salida de sangre por la nariz. Para detenerla:

Epistaxis. INSHT

  • Hay que presionar durante 5 minutos sobre la ventana nasal sangrante y contra el tabique nasal.
  • La cabeza debe inclinarse hacia adelante, para evitar la posible inspiración de coágulos.
  • Luego se disminuye la presión para comprobar si la hemorragia ha cesado.
  • Si la hemorragia continúa, se introducirá una gasa mojada en agua oxigenada en la fosa nasal que sangra.
  • Si la hemorragia no se detiene se debe evacuar a un centro sanitario.

Primeros Auxilios, Salud Laboral

Primeros auxilios: Heridas

Continuando con el tema de los primeros auxilios vamos a ver la forma de actuar ante casos de heridas.

Las heridas son desgarros en la piel o superficie corporal que pueden afectar a otras estructuras como huesos, vasos sanguíneos, etc.

Según la forma en que se han producido hay varios tipos:

  • Las incisas producidas por un corte limpio de un objeto afilado, como una cuchilla, en ellas la hemorragia puede ser importante al cortarse los vasos sanguíneos.
  • Las contusas producidas por un objeto romo, estas pueden producir hemorragias internas.
  • Otros tipos son las mixtas, las punzantes, las producidas por mordedura, por arrancamiento, por arma blanca, por arma de fuego, etc.

Según su gravedad las heridas pueden clasificarse en leves y graves. Los  factores que hacen que sea considerada grave son la extensión y la profundidad, la localización, si está sucia, si afecta a otras estructuras y si presenta complicaciones. También influyen la edad del accidentado y su estado general, así como el objeto que la ha producido.

Hay que tener en cuenta que pueden presentarse complicaciones locales como son:

  • Afectación de otras estructuras como nervios, tendones, huesos, etc.
  • Infección de la herida.
  • Problemas en la cicatrización.
Cicatrización

También pueden aparecer complicaciones generales como:

  • Hemorragias.
  • Infección generalizada.
  • Tétanos.
  • Shock.

¿Como se debe actuar ante una herida leve?

Lo primero a tener en cuenta es que debemos evitar infectarla por lo que nos lavaremos las manos con agua y jabón y utilizaremos, siempre que sea posible, material estéril.

Higiene del socorrista. INSHT

A continuación lavaremos la herida desde dentro hacia fuera con agua y un jabón suave y aplicaremos un antiséptico no colorante, como la povidona yodada (Betadine®), con una gasa.

Desinfectar una herida leve. INSHT

Si no hay riesgo de infección se puede dejar la herida al aire libre para favorecer la cicatrización pero en caso de sangrado o de ambiente contaminante lo mejor es taparla con una gasa estéril fijada con esparadrapo y consultar a algún sanitario la conveniencia de la vacunación antitetánica.

Tapar una herida leve. INSHT

Y, ¿qué es lo qué no se debe hacer?

No se debe utilizar algodón ya que puede dejar restos de filamentos, ni utilizar antisépticos de color, polvos, cremas, pomadas, etc. Tampoco se tienen que quitar cuerpos extraños que estén clavados en la herida.

¿Que hacer ante una herida grave?

Las heridas que presentan uno o más de los factores de gravedad que hemos visto antes pueden ser más graves. Estas suelen llevar una patología asociada, por ello el socorrista sólo debe controlar los signos vitales, es decir, la conciencia, la respiración y el pulso, cubrir la herida con material estéril o lo más limpio posible y trasladar al accidentado a un centro sanitario.

Algunas heridas, como las penetrantes en abdomen, son especialmente graves. Estas solo las taparemos con un trozo “grande” de tela limpia humedecida (las gasas pequeñas se pueden introducir en el abdomen), abrigaremos al accidentado y le trasladaremos urgentemente en posición de decúbito supino (boca arriba) y con las piernas flexionadas a un centro sanitario. No debemos extraer ningún objeto clavado ni intentaremos reintroducir las vísceras y tampoco daremos nada por vía oral (agua, etc).

Transporte de un herido en abdomen. INSHT

Ante una herida que perfora el tórax deberemos taparla rápidamente con algún material que no transpire (por ejemplo, una bolsa de plástico), para evitar el colapso pulmonar y trasladar urgentemente a la víctima a un centro hospitalario en posición de semi-incorporado y ladeado hacia el pulmón lesionado.

Transporte de un herido en torax. INSHT

Por último, hay que recordar que no hay que sacar ningún objeto que se encuentre clavado en la herida.

Salud, Salud Laboral

Latigazo cervical o “Whiplash” (II)

Para el tratamiento del latigazo o esguince cervical se utilizan:

  • Tratamiento farmacológico como analgésicos-antiinflamatorios y relajantes musculares.
  • También es útil la rehabilitación con calor local, ultrasonidos y otras técnicas de fisioterapia, como los masajes, pero siempre bajo la supervisión de un médico especialista y teniendo en cuenta la existencia de anteriores lesiones cervicales  como artrosis o hernias discales.
  • Una vez pasada la fase aguda es muy conveniente la realización de ejercicios para fortalecer la musculatura del cuello.

Ejercicios cervicales. Fuente INSHT

Un estudio elaborado por el Instituto de Seguridad Vial de la Fundación Mapfre revela que entre el 40 y el 60% de las lesiones cervicales resultantes de accidentes de tráfico se deben al “mal empleo del reposacabezas”, así mismo, este estudio revela que las mujeres colocan mejor el reposacabezas que los hombres.

La prevención es la mejor manera de evitar esta lesión. Además de la utilización del cinturón de seguridad,  se debe colocar correctamente el reposacabezas. Según recomendaciones del RACE:

  • Situarlo a unos 4 centímetros  de la parte posterior de  la  cabeza  pero  sin  que esta  apoye en él, y  haciendo coincidir con ella su altura máxima.
  • La parte superior del reposacabezas debe quedar a la altura de los ojos del ocupante o un poquito más alto.
  • El asiento debe estar poco inclinado hacia atrás y a una distancia del volante correcta.
  • Estos consejos son especialmente importantes si se tienen antecedentes de problemas cervicales.
Reposacabezas activo. Fuente foroaudi

Actualmente ya se emplean los llamados reposacabezas activos que se mueven hacia delante cuando el coche recibe un impacto por detrás. De este modo, la distancia que recorre la cabeza se reduce y la extensión a la que se ven sometidas las vértebras cervicales es más pequeña.

Los niños deben utilizar asientos especialmente diseñado para ellos así como cinturones de seguridad en los asientos traseros del automóvil.  Para elegir el asiento de coche hay que tener en cuenta el peso del niño:

  • Grupo 0 – De 0 a 10 kg. Desde recién nacido hasta los 9 meses. Los asientos adecuados para este peso se colocan en los asientos traseros sujetos por el cinturón de seguridad o anclados en el sistema Isofix y siempre en sentido contrario a la marcha. Esto se debe a que en esta posición el niño tiene más protección para la cabeza, el cuello y la columna vertebral.  La Dirección General de Tráfico también permite vayan en los asientos delanteros, si no hay airbag o está desactivado y en sentido contrario a la marcha.
  • Grupo 0+ – De 0 a 13 kg . Hasta los 18 meses. Se coloca igual que la del grupo 0, fijada al sistema Isofix detrás  y con el airbag desactivado delante. Si tu hijo pesa entre 9 y 18 kg es mejor utilizar esta silla, aunque la del grupo 0 también es legal. Deben ser asientos con un arnés o cinturón para el niño con 5 puntos de sujeción, en vez de 4.
  • Grupo 1 – De 9 a 18 kg . Este peso suele comprender a los niños que tienen entre 9 meses y 4 años. Son asientos para niños que miran hacia adelante. La silla va sujeta con el cinturón del coche tensado de forma adecuada. Si tu coche tiene sistema Isofix, puedes asegurar la silla a los puntos de anclaje que ya trae el coche de fábrica.
  • Grupo II – De 15 a 25 kg . Este tipo de silla es para los niños de 3 a 6 años. La silla puede ir sujeta al cinturón de seguridad y el niño al cinturón de la silla, o bien tanto la silla como el niño van sujetos por el cinturón de seguridad. Estas sillas no tienen anclajes para el sistema Isofix.
  • Grupo III – De 22 a 36 kg . Este grupo usa un asiento o cojín elevador con el cinturón del vehículo. El cinturón le debe quedar al niño sobre el hombro, pero no sobre el cuello. Si está en el cuello, entonces todavía debe usar un asiento del grupo II que es una silla con respaldo.

¿Qué es el Isofix? Es un sistema de enganche que permite el montaje y desmontaje rápido mediante unos anclajes especiales con la carrocería, sin necesidad de utilizar el cinturón de seguridad del coche. No todas las sillas infantiles están preparadas para este sistema, ni todos los coches lo equipan, aunque cada vez son más los modelos que los llevan de serie.

Para más información consultar la página web de la Dirección General de Tráfico

También es interesante el Blog de Seguridad Vial de Michelin y Fundación Mapfre:  www.circulaseguro.com

Dra. Amelia Calot Escobar (publicado en el Suplemento de Salud del periódico Las Provincias)